Danzan y piden a Onorúame-Eyerúame

Chihuahua, Chih.- Ayer domingo en la Plaza del Ángel, cerca de 400 integrantes de 16 comunidades indígenas existentes en la capital del estado dieron inicio a la tradicional Semana Santa Rarámuri (Norirwachi) ejecutando la tradicional danza de los pintos y fariseos.
De acuerdo a la tradición Rarámuri, la Norirwachi inicia el Domingo de Ramos con la bendición de las palmas y culmina el Domingo de Resurrección, con la quema del Judas y coincide también con el inicio de un nuevo ciclo agrícola.
Los trajes típicos y las danzas al compás de flautas y tambores, representaron a los pintos y los fariseos, que simboliza la lucha entre el bien y el mal.
A partir del triunfo del bien sobre el mal (representado por la muerte del Judas) las comunidades Rarámuri, tanto en la sierra como en las ciudades, hacen peticiones de salud, buenas cosechas y lluvia a Onorúame-Eyerúame (dios padre y madre).
La gobernadora tradicional de la comunidad Pájaro Azul, María del Refugio Romero, dijo que la celebración es para “agradecer la vida a Dios. Lo hacemos porque no queremos olvidar nuestras costumbres. Bailamos porque es nuestro sacrificio para Dios”.
La Comisión Estatal para los Pueblos Indígenas (Coepi) del Gobierno del Estado de Chihuahua, informó que se organizó esta presentación como parte de la estrategia para preservar las tradiciones indígenas en los contextos urbanos.

Editorial: Sírveme primero mi ‘‘buevito con catsun’’ y ya después averiguamos

desayuno 2

 

Carlos Urquidi G.

Chihuahua, Chih.- Los flamantes integrantes de la no menos flamante Junta de Coordinación Política (JUCOPO) del Congreso del Estado de Chihuahua, o sea, los meros meros de cada bancada partidista, llegaron a sus labores, el pasado martes 6 de febrero, con harta hambre, aceptable, pues hay tanto por hacer en este nuestro caótico estado.
Ellos, los diputados, conscientes de la recomendación dictada en el ‘‘Plato del buen comer’’ que viene en los libros de texto, y que dice que el desayuno es el alimento más importante del día, pidieron su cafecito, juguito, frutita, chilaquiles y hasta ‘‘buevitos con catsun’’, digo omelettes, para así comenzar su arduo día bien alimentados.
Y ese trabajo llegó de la mano de cuatro ciudadanos chihuahuenses, un hombre y tres mujeres, que tras un viacrucis previo, decidieron ir a hacer su luchita con la esperanza de que los diputados les dieran un poco de apoyo, ya que en las dos dependencias que visitaron antes, les dijeron… nada.
Un dato que debería ser intrascendente ya que la Constitución dice que todos somos iguales es que esos cuatro ciudadanos chihuahuenses pertenecen al pueblo originario rarámuri y su queja es que desde el 2012 han sufrido una serie de atropellos en los que han sido desalojados de sus asentamientos, creados para ellos por misionarios jesuitas y para preservar sus costumbres y tradiciones.
Los legisladores decidieron atender a los ciudadanos, obvio, como dictan las buenas costumbres sin interrumpir su suculento y sagrado desayuno, pero se olvidaron del manual de urbanidad y buenas maneras universales -mínimo una leída al Manual de Carreño- y con taza de café, vaso de jugo o plato de chilaquiles en mano, se indignaron tanto de la queja que optaron por sentar a los quejosos enfrente de ellos, muy al estilo de los juicios de antaño, y sino dejaron su celular, menos iban a pedir a los meseros que les pusieran una mesa y un plato de comida. Es más ni agua merecieron.
Que quede claro que los rarámuris no iban a pedir limosna, iban a exigir justicia como ciudadanos chihuahuenses, sobre el desalojo del que están siendo objeto en los asentamientos indígenas, “Carlos Díaz”, “Infante” y “Carlos Arroyo”, al sur de la ciudad, creados por el sacerdote jesuita Díaz Infante, para dar cabida a los indígenas que llegan de la Sierra Tarahumara.
Los asentamientos son manejados por la organización Asentamientos Tarahumares A.C., creada por Óscar Reynal, que actualmente está a cargo de Eleazar Ramos.
La asociación cobra a las 105 familias una renta promedio de 100 pesos al mes y varias familias fueron desalojadas por la falta del pago de la cuota que inicialmente era de 15 pesos diarios y ahora subió a 50 pesos por semana para los chicos y 100 pesos para los grandes, además un depósito de 400 pesos., incluyendo 500 horas de trabajo semanales por ocupar una vivienda.
Los ciudadanos, representantes de las familias desalojadas, expusieron ante el rico olor a café que, ‘‘Una y otra vez la Fiscalía General del estado (FGE) los ha ignorado, y la Comisión Estatal para los Pueblos Indígenas (COEPI) ha hecho muy poco por ellos’’.
Así, se expone en el video de la suculenta reunión de trabajo, subido por el legislador de la bancada de Morena, Pedro Torres, a manera de disculpa tardía, ya que lo dice el reconocido refrán, ‘‘Tanto peca el que se traga los chilaquiles, como el que no convida’’, ¿O cómo era?
El juarense usó su Facebook, para decir, ‘‘Ofrezco una disculpa pública a los ciudadanos y ciudadanos Rarámuris que acudieron a la junta de Coordinación Política por recibirlos mientras desayunábamos y no tuvimos la gentileza de invitarlos a participar de los alimentos que estábamos ingiriendo. Reconozco que fu un acto vergonzoso y asumo la responsabilidad que me corresponde y me comprometo a que una situación similar no ocurra de manera nuevamente. (Ya lo hice con los compañeros de manera directa)’’.
Tras el balconeo, la coordinadora de la Comisión Estatal para los Pueblos Indígenas (COEPI), María Teresa Guerrero Olivares, por medio de un comunicado, mandó decir, “Nos parece lamentable el desalojo de familias Rarámuri, así como también el comportamiento de los diputados frente a un conflicto relacionado con temas tan delicados, que involucran a niñas, niños, adolescentes y familias indígenas”.
Mientras los ciudadanos rarámuris eran ignorados en Chihuahua, María Teresa Guerrero Olivares publicaba fotos en sus redes sociales del grupo de rarámuris que la acompañaron en la mentada de Caravana por la Dignidad en la CDMX.
La actitud de los legisladores expuesta en video recibió la condena no solo de los chihuahuenses, sino de todo México y a nivel internacional, incluso el cineasta mexicano Alfonso Cuarón, ganador del Óscar por su cinta ‘‘Gravedad’’ publico en Twitter: ‘Indígenas rarámuris denuncian abusos a diputados que los abusan otra vez. Una clara metáfora de la relación del poder con el pueblo de México. #SomosRacistasCuando’’.
En defensa de lo indefendible, la coordinadora de los diputados del PRI, Isela Torres Hernández, aseguró que todo fue un problema de logística y los responsables son los del área de relaciones públicas,
Un detalle que la diputada pasó por alto al declarar algo tan inverosímil es que los del ‘área de relaciones públicas’, solo ejecutan órdenes, y no actúan por sí solos.
Como dato final: En esos inhumanos desalojos, Catalina vio morir a uno de sus pequeños hijos y el otro, enfermo, se le perdió en la nada. Punto, hasta aquí.

desayuno 8

AQUÍ EL VIDEO:

Así lo dice en la página del Congreso de Chihuahua:

-La Junta de Coordinación Política es el órgano colegiado en que se impulsan entendimientos y convergencias políticas con las instancias y órganos que resulten necesarios, a fin de alcanzar acuerdos para que el Pleno esté en condiciones de adoptar las decisiones que constitucional y legalmente le corresponden. (Art. 60 Ley Orgánica del Poder Legislativo).

Integrada por:

-Jesús Villarreal Macías
Presidente y Coordinador
Distrito XI Meoqui
PAN
Teléfono 412.3200 – Ext. 25188

-María Isela Torres Hernández
Coordinadora
Distrito II Juárez
PRI
Teléfono 412.3200 – Ext. 25222

-René Frías Bencomo
Coordinador
Distrito XIII Guerrero
PNA
Teléfono 412.3200 – Ext. 25125

-Rubén Aguilar Jiménez
Coordinador
Representación Proporcional
PT
Teléfono 412.3200 – Ext. 25083

-Leticia Ortega Máynez
Coordinadora
Representación Proporcional
MORENA
Teléfono 412.3200 – Ext. 25183

-Alejandro Gloria González
Coordinador
Representación Proporcional
PVEM
Teléfono 412.3200 – Ext. 25128

-Crystal Tovar Aragón
Representante
Representación Proporcional
PRD
Teléfono 412.3200 – Ext. 25232

-Israel Fierro Terrazas
Representante
Representación Proporcional
PES
Teléfono 412.3200 – Ext. 25097

-Miguel Alberto Vallejo Lozano
Representante
Representación Proporcional
MC
Teléfono 412.3200 – Ext. 25235

Regresan a casa los conquistadores del ‘‘Oso polar’’

corredores 4

 

Chihuahua, Chih.- El pasado viernes regresaron a Chihuahua los tres corredores rarámuri que se convirtieron en los reyes absolutos del Maratón del Oso Polar realizado en Canadá.
Los integrantes de la familia Ramírez, Juana, Santiago y Mario lograron una histórica hazaña deportiva el pasado 18 de noviembre, al participar y ganar el Maratón del Oso Polar en el poblado de Churchill, Manitoba, en Canadá, en su séptima edición.
La característica de esta competencia de invitación es que se corre con temperaturas gélidas que oscilan entre los -20 y los -30 centígrados y con la peculiaridad de que es posible durante el recorrido observar osos polares.
Este reto constó de tres modalidades: en el ultra maratón de 50 kilómetros participó Santiago Ramírez; por su parte, en el maratón de 42 kilómetros vio acción Mario, mientras que Juana lo hizo en el medio maratón de 21 kilómetros.
El pueblo de Churchill se ubica en la Bahía de Hudson y forma parte del Océano Ártico; es parte de la provincia de Manitoba y cuenta en la actualidad con 750 habitantes, quienes el día de la competencia se dedican a atender a los visitantes.
“La verdad nos dio mucho gusto tener como invitados a los corredores tarahumaras, sabíamos de su capacidad para desempeñarse en carreras de fondo y con condiciones de clima adversas, sentimos que no nos defraudaron, ganaron dos de las tres pruebas y todos querían fotografiarse con ellos, son un ejemplo”; dijo el organizador Albert Martens.
La prueba del Ultra maratón fue ganada por Santiago Ramírez quien completó la distancia en un tiempo de 5:04:18, el maratón lo ganó el alemán Dirk Heller con 3:39:05, en segundo puesto llegó Mario Ramírez con 5:09:43 y el medio maratón fue para Juan Ramírez con 2:07:34.
La familia Ramírez volvió a ser parte de la historia en este tipo de carreras, mostrando con orgullo su vestimenta y proyectando al mundo sus tradiciones y costumbres.
A su llegada, Juana, Santiago y Mario se mostraron tímidos, de pocas palabras, contentos pero callados, diciendo sentirse satisfechos y que sufrieron “por el frío que calaba hasta los huesos”, ya que la temperatura durante del evento fue 20 grados bajo cero y sensación térmica de 27 grados bajo cero.
El gobierno del estado hizo entrega de una beca de 10 mil pesos a cada uno para que continúe entrenando, además de las escrituras de una casa para el joven José Mario, y su familia, en Guachochi.
‘‘Son ellos tres un ejemplo de temple y decisión, de vencer no solo las diferencias del idioma de la raza o del idioma, incluso de las fronteras, sino del extremo clima bajo el cual compitieron’’, mencionó el gobernador Javier Corral.

corredores 3

Calendario: “El maíz que tenemos”, mes a mes

 

Chihuahua, Chih.- El pasado jueves se presentó en el Museo Universitario Quinta Gameros el calendario “El maíz que tenemos”, un proyecto que nació a partir de una investigación realizada en las comunidades de Choréachi (Pino Gordo) y Coloradas de la Virgen, ubicadas en el municipio de Guadalupe y Calvo.
El calendario, realizado con el financiamiento del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC), forma parte del programa de “Conservación Biocultural” que Alianza Sierra Madre A.C., trabaja en conjunto con las y los habitantes de Choréachi y Coloradas de la Virgen, que se enfoca en actividades y estrategias en las que los aspectos de la cultura indígena y la diversidad biológica van de la mano, priorizando el conocimiento tradicional como parte sustantiva de las prácticas de conservación.
La presentación del calendario estuvo a cargo del líder indígena de Choréachi, Prudencio Ramos Ramos; el presidente de bienes comunales de Coloradas de la Virgen, Julián Carrillo Martínez; la directora de Alianza Sierra Madre AC, Isela González Díaz y el representante del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC), Miguel Ángel Balderrama Burciaga.
Como moderadora fungió Georgina Gaona.
El proyecto fue ideado para que primero las mismas comunidades conocieran los tipos de semilla de maíz que existen en sus regiones, así como los usos materiales y culturales que tienen. A partir de esto, las y los habitantes de estos dos pueblos originarios de la Sierra Tarahumara identificaron cinco variedades nativas de maíz: colorado, amarillo, azul, blanco y pinto.
Julián Carrillo explicó que en los talleres realizados en las comunidades, se comentaba no sólo los usos materiales del maíz (tortillas, atole, pinole), sino espirituales, pues las semillas son parte fundamental de la cosmovisión rarámuri. De ahí la importancia del proyecto para la conservación biocultural indígena, para “que no se nos olvidaran, que no se nos perdieran las semillas que nos dejaron nuestros abuelos”, comentó el líder indígena de Coloradas de la Virgen.
El líder rarámuri de Choréachi, Prudencio Ramos Ramos, dijo que el maíz que se siembra en esa región es un “maíz antiguo, que nos dejaron nuestros tatarabuelos” y también es usado ancestralmente por los médicos tradicionales para curar enfermedades.
La antropóloga y directora de Alianza Sierra Madre A.C., Isela González Díaz, señaló que en años anteriores, “Cuando las condiciones de seguridad lo permitieron, podíamos desarrollar hasta tres proyectos (como este) en un año con participación directa en las comunidades”, pero desde hace tres años ha disminuido considerablemente la capacidad para implementarlos.
“Los compañeros de Choréachi y Coloradas de la Virgen continúan sacando estos proyectos en un contexto de violencia y agresiones que han sufrido de manera tan exacerbada”, señaló la antropóloga y recordó que hace menos de un mes, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas provisionales colectivas para la comunidad de Choréachi, debido al grave contexto de violencia que se vive en esa comunidad, “A pesar de eso, aquí están y cuentan sus palabras”, finalizó.

Rarámuris inician con danzas la Semana Santa

 

esucesos.com

Fotografías: José Luis Hernández

Chihuahua, Chih.- La comunidad rarámuri asentada en la ciudad de Chihuahua se apoderó de la Plaza del Ángel para dar inicio a la celebración de la Semana Santa, que aunque es una tradición propiamente católica algunos de sus elementos se han fusionado con la cultura rarámuri desde muchos años atrás.
Ataviados con sus tradicionales vestimentas, -ellas con vestido de gala y ellos con taparrabo y el cuerpo pintado de blanco- los integrantes de la comunidad rarámuri de la ciudad, de asentamientos como El Oasis, Carlos Arroyo, Azul, Ladrillera Norte y La Soledad, danzaron al son de los tambores para agradecer los dones recibidos por Onorúame
El sacerdote encargado de la pastoral indígena, José Manuel Granados Ávila encabezó la ceremonia religiosa que consta de la bendición de palmas -traídas desde Coyame y Batopilas-, misa y procesión.
Los rarámuris portaron banderas blancas como símbolo de paz, y, a través de sus danzas se pusieron en comunicación con Dios.

Vea una galería de fotos en alta resolución en nuestra página de Facebook @esucesos

El Pueblo Rarámuri dice adiós a Don Erasmo Palma

 

Texto y fotos: Leonardo Padilla (Director de la XETAR)

Guachochi, Chih.- El pasado a miércoles 26 de octubre de 2016 el Pueblo Rarámuri le dijo adiós a Don Erasmo Palma Fernández.
Como dice el Rarámuri: Don Erasmo se acabó a la edad de 88 años, perdiendo la batalla ante una complicación de las vías respiratorias en la cabecera municipal de Guachochi, donde fue velado durante un día, para posteriormente ser trasladado a donde fuera su casa en Basigochi de Norogachi.
Allí, acompañado de sus seres más cercanos, familiares y amigos, se le brindó la ofrenda de comida, pues según la creencia, así se le ayuda para que en su camino al Rewigachi o Cielo, llegue bien y tranquilo.
Uno a uno, los dolientes saludaban y despedían la cruz que llevaría su sepulcro, con tres vueltas al féretro, pues se dice que el hombre Rarámuri posee tres almas, por lo que pasados tres días después de haberle dado cristiana sepultura, sus familiares celebrarán un Nutema u ofrenda final, para ayudar al alma a subir al cielo.
Entre rostros entristecidos por la irreparable pérdida, una de sus familiares: Marcelina Bustillos Romero, le dijo al inerte cuerpo de su querido Don Erasmo, que su alma se fuera en paz y contenta; que se fuera solo y que no regresara a llevarse a alguien más de la familia.
Lo velaron toda la noche del lunes en esa su casa, le acercaron el Tonare o comida tradicional a base de carne de res, la bebida ritual conocida como Tesguino, el imperdible Pinole, Frutas, Galletas y Pan; todo aquello para alimentar su alma durante el camino, que según las creencias, emprendió ya.
Luego, para el martes, el cuerpo de Don Erasmo fue trasladado a la Iglesia en la Comunidad de Norogachi, llamada “Nuestra Señora del Pilar”, donde los coros de las niñas del Internado, le cantaron sus melodías, las cuales sus hijos y nietos también interpretaron a cada momento.
Allí en la misa, en el último adiós a Don Erasmo, tres sacerdotes: Javier Ávila, Juan Cordero y el Padre “Gallo”, estos dos últimos incluso alumnos del él en la lengua; brindaron la homilía y un sentido mensaje al amigo que se fue. Le despidieron según la tradición católica y también Rarámuri; en su lengua y en la nuestra, con su música, con sus cantos, con su legado.
Lo llevaron después a su última morada, al llamado campo santo de la comunidad de Norogachi, junto a su koyera (un tipo de paliacate que se porta en la cabeza), su bastón y una maleta repleta de pertenencias que usualmente portaba.
Pasarán tres días, para que de nuevo sus seres queridos, se reúnan para realizar en su honor la ceremonia del Nutema u ofrenda final, pues de momento, cada una de sus tres almas de hombre Rarámuri, continúan su camino al Rewigachi.
Don Erasmo Palma Fernández, nacido el 10 de agosto de 1928 en la comunidad indígena de Basigochi de Norogachi, entonces Municipio de Batopilas y ahora Guachochi; dejó un legado cultural gigantesco, no únicamente para el pueblo Rarámuri, sino para México y el Mundo entero.
Don Erasmo emprendió, el pasado domingo 23 de octubre del 2016, su camino al Rewigachi: el Cielo; donde según la creencia Tarahumara, su Dios “Onorúame”, le espera con los brazos abiertos, tal y como a todos aquellos Rarámuri que brindan su existencia a la conservación de la lengua, su tierra, sus usos, costumbres, cultura y arte.
Poeta, Músico y maestro, al que la comunidad Rarámuri toda, le despide con alto reconocimiento, por defender la verdadera historia de su pueblo; historia que ha fascinado a generaciones enteras, debido a su cosmovisión tan particular del hombre en el mundo, donde las riquezas no se circunscriben al poder del dinero, sino a los recursos naturales, cuidados y respetados como la verdadera prueba de lo divino en esta tierra.
Un hombre de gran talento, que se empeñó en narrar la historia de sus hermanos Rarámuri, a través de la música y de la literatura, con la que por primera vez dio voz a las melodías que por mucho tiempo se interpretaron en la Sierra Tarahumara.
Don Erasmo, logró reconocimientos trascendentales como el Premio Nacional de Ciencias y Artes en la categoría de Culturas Populares, otorgado en el año 2002, en manos del entonces presidente de la República, Vicente Fox Quezada. Participó en Cortometrajes, Documentales, creación literaria; con obras como la de “Dibujar el Idioma”, del maestro Enrique Servín y Jairo Sifuentes; “El Ladrón de Violines” de Ángel Estrada Soto y el libro de su autoría “Donde Cantan los Pájaros Chuyacos”, obras en las que se refleja su compromiso de ser portavoz de su cultura ancestral, a la par de la preocupación por conservarla, pese a la pérdida irreversible de su recuerdo en una modernidad que los violenta.
Músico de violines y guitarras, siempre le emocionó interpretar las melodías de su pueblo Rarámuri, pues desde temprana edad comenzó a escribir canciones y cuentos basados en una cultura que no plasmaba sus propias historias en el papel.
Su colaboración en la gramática Rarámuri también es innegable, pero sobre todo, el impulso de preservar su legado a través de las voces de los coros que cantan sus composiciones por toda la Sierra Tarahumara, donde el más notable se encuentra en su tierra: Norogachi, el cual incluso ha llegado a cantar en el Palacio Nacional de México.
Con todo el respeto hacia su familia, hacia sus amigos, a todos aquellos que reconocen en Don Erasmo Palma Fernández un hombre sin igual, dedicado en todo momento a preservar la cultura y las creencias Rarámuri; la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, se suma a ese último adiós al Norawa o al Amigo, al Bachí o el hermano mayor; quien sin duda deja un gran legado cultural, artístico y antropológico, que brinda y brindará una voz y un sentido innegable a los llamados “Pies Ligeros”; quienes sin importar el paso del tiempo, de la historia y de la memoria, continúan danzando a su tierra, en el más profundo de los respetos.

Van rarámuris con su ‘Celebración de Semana Santa’ al Festival Yoreme en Sinaloa

fotografías: Octavio Romero

Chihuahua, Chih.- La cultura del pueblo indígena rarámuri amalgamará el tradicional Festival Yoreme 2016 en el estado de Sinaloa, para exponer una de la tradiciones más arraigadas como es la festividad de Semana Santa, haciéndose presente como la cultura principal invitada del estado de Chihuahua.
A partir de este jueves 21 de enero hasta el domingo 24, el estado de Sinaloa se sumerge en un acervo de tradición que refuerza principalmente la identidad de la sociedad a través de la preservación y divulgación de estas culturas milenarias en la convivencia y exposición de arte, presentaciones de danza, gastronomía y ceremonias tradicionales.
El coordinador operativo del Programa Yoreme en el Instituto Chihuahuense de la Cultura, Víctor Armando Flores, dio a conocer que Chihuahua es el estado invitado a participar en el festival donde el principal objetivo es reivindicar, difundir y promover las expresiones culturales de los pueblos indígenas de la región noroeste del país.
“En esta ocasión somos el estado invitado. Vamos a acudir con un grupo de danzantes de Guachochi de la región de Norogachi y van a presentar una de sus tradiciones que es la Semana Santa, en donde los participantes se van a caracterizar de pintos y fariseos”, manifestó el coordinador.
Se expondrá durante el festival cómo es que dichos grupos llevan a cabo la festividad, a lo largo de la presentación habrá un área de interpretación donde se explicará los conceptos principales que la componen, es decir, sus elementos.
Se explicará a los mestizos la estrecha relación que guardan con el Juy’yaania o mundo natural; un mundo donde la naturaleza adquiere una interpretación mágica para los grupos Yoremes, donde los animales, las plantas, el agua, el aire y la tierra son parte fundamental.
Asimismo se montarán distintas exposiciones de artesanías Yoreme con sus respectivos talleres artesanales para hacer de ésta una muestra más dinámica para los visitantes, además del área gastronómica con platillos representativos de la mencionada etnia y regionales sinaloenses.
En esta edición 2016 se presentará la comunidad de San Miguel Zapotitlán, los yaquis de Sinaloa y la comunidad rarámuri del estado de Chihuahua en los diferentes puntos donde se realizará el festival como la Isla de Oraba en Culiacán, en la Escuela Vocacional de Arte en Ahome, El Fuerte, Choix y en el Centro Cultural de Guasave.

pintos 1