Romeyno Gutiérrez presenta su nuevo disco ante un teatro lleno

 

Carlos Urquidi G.

Chihuahua, Chih.- El pianista chihuahuense Romeyno Gutiérrez Luna presentó ayer su nuevo disco titulado ‘‘Danzas rarámuri al piano’’- con el que marca su debut profesional como compositor- convirtiéndose en un impresionante suceso ya que el Teatro de Cámara Fernando Saavedra resultó insuficiente para dar cabida a los cientos de personas que deseaban escuchar al artista considerado el primer pianista rarámuri de América Latina.
Adentro un teatro lleno.
Afuera una cantidad similar esperaba tener acceso. Imposible ya.
Fiel a su costumbre Romeyno Gutiérrez llegó ataviado con su traje tradicional con bordados en la tagora -taparrabo o calzón-, calzando sus akaka, -sandalias de tiras de cuero-, complementado con una camisa de impresionante color azul.
Igualmente sin toda la parafernalia de partituras, atriles y demás implementos, Romeyno inició su concierto interpretando piezas dedicadas a varios animales como el conejo, la ardilla y el toro, explicando previamente el porqué de crear música referente a cada animal, desde lo científicamente conocido de cada especia, hasta las creencias populares llenas de simbolismos que se tejen alrededor de cada uno de ellos.
Momento sublime cuando el gran y joven pianista realizó un homenaje a uno de sus mentores, el también músico Erasmo Palma, interpretando uno de sus temas: Bonito cielo azul.
‘‘Yo aprendí viendo, escuchando a otro músico, así como los quehaceres de la casa se van aprendiendo también, los niños ven a sus papás haciendo labores de la casa, del campo, van aprendiendo de lo que están haciendo los adultos, así es como la música la aprenden también los niños, en las fiestas, entonces yo aprendí de otro músico, escuché a Don Erasmo Palma, unos de los grandes, fallecido hace tres años, pero que dejó mucha música muy bonita y una de ellas, de lo más representativa de sus composiciones donde puso la letra, ‘‘Semati siyona’’ (Bonito Cielo azul), es una danza, un matachín de Don Erasmo Palma’’.
Estruendosos aplausos.
En las butacas, la familia del músico escuchaba orgullosa.
De viva voz, Romeyno comentó, ‘‘Qué belleza de público… Muchas gracias por asistir al concierto y espero que les haya gustado mucho. De verdad una pena que mucha gente haya quedado fuera espero la próxima hacer en un lugar muy amplio. Saludos’’.
Romeyno ama y defiende sus raíces pero igual interpreta piezas clásicas como los sonidos de su tierra,

Romeyno Gutierrez en datos

Pianista y compositor nacido en la la comunidad de Retosachi en el municipio de Batopilas. Cuenta con estudios profesionales en el Conservatorio de Música de Chihuahua y en la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACh).
Aprendió música desde muy temprana edad gracias a sus padres, su padre Juan es violinista reconocido y amigo del músico estadunidense Romayne Wheeler quien introdujo a Romeyno desde niño en el aprendizaje del piano a principios de los 80 y sigue apoyando en su carrera.
Su primer concierto fue en Zamora, Michoacán, en el año 2002 y a los 17 años se presentó en el Zócalo de la Ciudad de México, en el año 2005.
Ha hecho giras de conciertos por Estados Unidos, España, Italia, Austria, Alemania, Suiza y Holanda. Punto, hasta aquí.

Hoy, el concierto “Gala de Mendelssohn” de la OFECH

Chihuahua, Chih.- Continuando con la Temporada Primavera 2018, hoy viernes 4 de mayo en el Teatro de los Héroes en punto de las 20:00 horas, la Orquesta Filarmónica del Estado de Chihuahua (OFECH) presentará su concierto “Gala de Mendelssohn”, bajo la dirección del maestro Armando Pesquiera.
El concierto está dedicado exclusivamente a conmemorar la música del gran compositor Felix Mendelssohn, donde Elías Manzo, joven pianista originario de Zacatecas, interpretará junto a la OFECH el Concierto para piano No.2 en Re menor, una de las piezas pioneras para que otros músicos como Weber, Chopin y Liszt siguieran la línea musical que éste marca.
Para continuar con su repertorio, la OFECH abrirá su concierto con la Obertura Trompeta, muchas veces descrita como un “poema sinfónico”, donde los protagonistas serán los instrumentos de aliento; cerrará la noche con la famosa Sinfonía No. 4 “Italiana”, con la que Mendelssohn buscó plasmar la identidad que él percibía del pueblo italiano.
Los boletos están a la venta en Restaurantes Dennys de la ciudad y en las oficinas de la OFECH, en el Complejo Cultural de la Secretaría de Cultura, ubicado en Avenida Universidad y División del Norte, en un horario de 9:00 a 15:00 horas.
Los costos de los boletos son: 80 pesos entrada general, 50 pesos maestros y personas adultas mayores, y 30 pesos estudiantes presentando credenciales oficiales vigentes.
Para mayores informes pueden comunicarse al teléfono (614) 4144438.

PROGRAMA

Obertura Trompeta, Op. 101 – Felix Mendelssohn

Concierto para piano No. 2 en Re menor, Op. 40 – Felix Mendelssohn
I. Allegro appassionato
II. Adagio
III. Presto scherzando
Elias Manzo, piano solista

I N T E R M E D I O

Sinfonía No. 4 en La mayor, Op. 90 – Felix Mendelssohn
I. Allegro vivace
II. Andante con moto
III. Con moto moderato
IV. Saltarello: Presto

Un Palacio para Romayne…

Romayne 2

 

Chihuahua, Chih.- Romayne Wheeler, el pianista y compositor reconocido a nivel internacional por su apoyo a los pueblos originarios de la Sierra Tarahumara, tras un concierto ofrecido por la Presidencia Municipal en el Teatro de la Ciudad de Hidalgo del Parral, sorprendió a las y los visitantes del Centro Cultural Palacio Alvarado, al improvisar algunas piezas musicales en el recinto.
Tras su exitosa presentación, el pianista de origen estadounidense, decidió recorrer el centro histórico de la ciudad ubicada al sur del estado, aprovechando para conocer el Palacio Alvarado, uno de los principales museos del norte de la República Mexicana por su arquitectura y acervo histórico.
Durante su estancia, Wheeler, vio un piano colocado al centro del recinto, mismo que decidió probar con algunas de sus melodías, lo que originó curiosidad y alegría entre los presentes; al concluir el músico dijo sentirse “Agradecido de estar en ese bello recinto y llenarlo con la música más bella de su vida”.
Romayne Wheeler es reconocido por su labor altruista en la Sierra Tarahumara, dedicando la mayoría de sus ingresos de conciertos y ventas a integrantes de la etnia tarahumara, en el 2013 recibió el premio “Real Heroes of Mexico” de The Mexico Report.
El Centro Cultural Palacio Alvarado está abierto de lunes a domingo de 10:00 a 17:00 horas, para mayor información puede comunicarse al 627 5220290 y 5256816.

Oscar Macchioni: Cinco preguntas al maestro pianista y pedagogo

Oscar Macchioni 2

 

Alejandro Colorado Robles / Corresponsal

Ciudad Juárez, Chih.- El maestro pianista y pedagogo argentino Oscar Macchioni presentó en días pasados una clase magistral en Ciudad Juárez con la participación de alumnos de la Licenciatura en Música de la UACJ, motivo por el cual accedió a responder algunas preguntas.
Oscar Macchioni se ha presentado en importantes salas en Argentina, Italia, Inglaterra, Polonia, Serbia, México y EU; elogiado por los críticos por su claridad, sonido y expresividad, como así también por la forma amable de presentar sus programas.
También su dedicación como docente es reconocida ampliamente, después de graduarse con tres títulos en música de la Universidad Nacional de Tucumán, recibió una beca del gobierno polaco para estudiar piano en la Academia de Música de Cracovia. Recibió su maestría en piano de Louisiana State University, y el título de Doctor en Artes Musicales en interpretación pianística con una concentración menor en Etnomusicología de la Universidad de Arizona en Tucson. Desde 2003, el Dr. Macchioni se desempeña como Profesor Titular de Piano en la Universidad de Texas en El Paso.

¿Por qué unir la música con la pedagogía?
No son dos cosas extrañas o que no se mezclen, no es algo tan inusual como puede parecer. Todo artista hace docencia aunque no se le proponga. Partamos del hecho que la gente que asiste a espectáculos artísticos siempre ‘aprende’ algo, ‘recibe’ algo, se ‘informa’ indirectamente, aunque el artista o el mismo público no se lo propongan. Yo soy de la filosofía de que todo creador debe ser docente, usar la pedagogía para transmitir lo que se experimenta como artista y formar nuevas generaciones de artistas y público que disfruten del arte. Creo que la música y la pedagogía son inseparables, por lo menos en mi caso personal. Una se alimenta de la otra. Cuando estoy enseñando una obra y el alumno tiene dificultades o no entiende algo técnico o musical, yo como pedagogo, debo buscar mil y una formas de explicar, hacerle entender y experimentar el proceso para obtener el resultado deseado. No se trata de hacerlo copiar como yo toco, sino de darle los elementos para que el resuelva el problema. De esta manera el alumno no es un mono que copia todo, sino pasa a ser un profesional independiente que puede resolver sus propios problemas. A su vez, el proceso de ayudar al alumno, me sirve a mí como pianista para descubrir cómo hacer algo distinto, o simplemente afianzar lo que ya sé. Es increíble que explicando a alguien como hacer algo yo aprendo a hacerlo también! Transmitir conocimientos es algo muy difícil y hay que estar dispuesto a dar mucho de uno mismo.

¿Existe un movimiento latinoamericano de pianistas?
Si, creo que existe. Son muchos los nombres de afamados pianistas latinoamericanos que aun siguen dominando el ambiente internacional. Desde los mas establecidos y reconocidos como Martha Argerich, Daniel Barenboim, Cristina Ortiz, Nelson Freire, Arthur Moreira Lima, Jorge Bolet, Claudio Arrau, a los mas jóvenes como Ingrid Fliter, Nelson Goerner, Sergio Tiempo, Gabriela Monteros, etc. Es importante notar que estos pianistas, aunque se formaron en sus países de origen, todos emigraron y se perfeccionaron afuera, y sus carreras profesionales fueron lanzadas desde el extranjero. Como dicen “nadie es profeta en su tierra.” Esto es algo muy difícil de entender, pero pasa en toda Latinoamérica. Creo que gran culpa la tiene la situación económica de los distintos países. El talento existe y es inmenso, pero hay otros aspectos que se deben desarrollar paralelamente y que hacen que un músico pase de ser meramente talentoso a profesional. Los jóvenes florecen profesionalmente cuando se les provee de un entorno de excelencia. Ahora, si hablamos de una ‘escuela pianística latinoamericana’ no creo que exista ni nunca existió. Todos los pianistas se formaron con docentes que a su vez se formaron en Europa o con maestros Europeos. Ya desde hace un siglo no se puede hablar de una escuela pianista de un país determinado, sería un lugar completamente aislado y sin contacto con otras culturas. Eso ya no existe.

¿Qué lo satisface más: tocar, escribir o enseñar?
Todo. Sobre todo tocar y enseñar. Como expliqué antes, yo veo a estas dos actividades como inseparables, que se complementan la una a la otra, y eso me produce un inmenso placer. Escribir es otra historia. Yo escribí un libro sobre el tango académico en los Estados Unidos (The Tango in American Piano Music), y varios artículos relacionados con la pedagogía pianística. Creo que es necesario dejar asentado lo que uno piensa, descubre y experimenta, pero para mí escribir es algo secundario.

¿Qué hace que Oscar Macchioni sea un pianista elogiado por la crítica?
Creo que parte de mi entendimiento sincero de quien soy como persona y pianista, de lo que puedo hacer bien y de lo que no, de saber cuáles son mis límites y mis debilidades. Pasa por una profunda dedicación y sinceridad que lo que hago y cómo lo hago. Dejar de lado el ego y no pretender ser lo que no se es. Se trata de ejercitar en todo momento una profunda sinceridad humana y artística. Creo que eso es muy evidente para la crítica. También soy original en lo que programo, toco compositores de todos los periodos, siempre ofrezco programas muy eclécticos que muestran mi versatilidad como músico.

¿Qué opinión le merecen los pianistas mexicanos?
Si hablamos puramente de pianistas, no compositores, la verdad es que no conozco muchos pianistas mexicanos clásicos de renombre. Jorge Federico Osorio es el único nombre que se me viene a la cabeza. No son muchos los nombres de pianistas mexicanos que hayan llegado al nivel de los pianistas mencionados anteriormente. Estoy seguro de que hay grandes personalidades que quizás merezcan más atención a nivel internacional. Esto lo digo no es solo mi ignorante apreciación, sino que se puede comprobar cuando uno busca grabaciones de pianistas mexicanos. La lista es nula o muy escasa.

Ezequiel S. Barrera: El hombre frente al piano

El virtuoso pianista y compositor mexicano ofrecerá dos conciertos en Chihuahua: Mañana como invitado de la OSUACH y en solitario el viernes en Quinta Gameros

 

ezequiel-2

 

Carlos Urquidi G.

Entrevista Exclusiva

Chihuahua, Chih.- De hablar tranquilo, pausado, mirando fijamente, cuidando cada palabra dicha, el pianista y compositor Ezequiel S. Barrera habla sobre su vida y obra, previo a los dos conciertos que ofrecerá en la ciudad de Chihuahua, el primero, mañana, jueves 10 de noviembre como solista invitado de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Chihuahua, y el segundo, ya en solitario, en laa en la Quinta Gameros, el viernes 11.
Con una trayectoria que lo ubica como una de las figuras más prometedoras de la escena musical mexicana actual, Ezequiel S. Barrera habla sobre los premios en general, ‘‘Es una forma de reconocimiento, pero realmente no te ayudan a hacer una carrera, tienes que moverte’’.
Teniendo como guía a sus padres, ambos guitarristas, Ezequiel se inicia en el mundo de la música en la guitarra, ‘‘Empecé a ver los teclados, a jugar más con los pianos, dije, quiero aprender, hubo un tiempo en que toqué los dos, tanto guitarra como piano; pero llegó el momento en que te tienes que definir, o voy a la guitarra o voy al piano y acabó ganando el piano’’.
La más reciente obra del también compositor, ‘‘Fantasía Irini’’, fue finalista en el certamen ‘Diabelli de Composición 2015’, competencia cuyo fin es dar a conocer composiciones basadas en un tema específico, siendo ese año con un mensaje en clave Morse, ‘‘Una obra basada sobre la palabra griega Irini que significa paz, teniendo como base la clave Morse, para conmemorar el final de la Segunda Guerra’’.
Autor también de los cuadernos de la colección “Miniaturas” para piano solo; los “Preludios para guitarra” y la “Fantasía Mexicana”.
Entre conciertos, composiciones, clases, viajes y demás, cómo lograr hacer todo, ‘‘Dependiendo de humor (comenta entre risas), digo ya debo acabar esto, pero surge la invitación a un concierto entonces dejo descansar lo otro y hago el concierto’’.
‘‘Ahorita sigo trabajando en la composición, un concierto para piano, 4 tocatas para piano, una ya la acabé, unas obras para guitarra, variaciones sobre un tema de Paganini. Hay muchas cosas que ahí están esperando a que tenga tiempo para tomarlas y decir sí o no’’.
Ezequiel Barrera sabe de tiempos y se da espacio para ser maestro, aunque para conseguirlo, prefiere llega más como amigo ante sus alumnos.
Sobre la influencia del ambiente, en su caso, ser hijo de músicos, piensa qué, “Te ayuda a desarrollarte, pero no tanto como a definirte, es algo que tu decides, en mi caso, moldeas el oído, pero de ahí a que te vayas a convertir en músico profesional dista mucho”.
Y ahonda en el tema, “Es cuando los llevan a clases de música y dicen que se van a convertir en músico, aprenderá a tener otro tipo de interés, otro tipo de coordinación, a usar otros sentidos, pero de ahí, a que se haga un profesional es mucha la diferencia, tienes que hablar de que hay muchísimo trabajo mientras te estás formando, no a toda la gente le va a gustar, es muy absorbente”.
“Mis padres me guiaron en el sentido de estúdiale así, de esta forma”.
La educación, la cultura como forma de evitar problemáticas sociales, piensa que, “En cierta forma, el darle a una persona, confrontarlo a nuevas ideas, lo que hace es desarrollar su interés, le abres los ojos a otro tipo de mundo que posiblemente no conocía y sí, es una muy buena forma de, literalmente, desarrollarse como individuo, simplemente te dan algo que te hace mejor como persona”.
El originario de la Ciudad de México, menciona sus llegada a la composición, recordando haber sido alumno del excelente compositor canadiense Alexander (Sasha) Rapoport, “Le decíamos Santaclos, siempre con una barba y siempre muy pulcra, jamás se ensuciaba la barba comiendo. El fue, en el curso de Contrapunto, el que me mostró cómo usar lo que yo sabía para crear algo. Yo lo llamo mi maestro de composición”.
Confiesa que componer era un hobby, “Cuando salieron las ‘Miniaturas en La Menor’ fue cuando me entusiasmó, esas las hice para mis alumnos y lo curioso es que fueron el éxito de la audición y de ahí dije, es algo que me gusta y comencé a desarrollarlo”.
Viendo al cielo del salón, mirándose las bien cuidadas manos rememora y baja el tono de voz.
“La ‘Fantasía’ fue más desarrollada, me tomó dos años, y las demás ya fueron saliendo con más facilidad”.
Su mirada es escrutadora al responder sobre sí existe un movimiento de jóvenes pianistas y compositores, “Es difícil, la música se fue especializando, entonces muchas veces, el intérprete a interpretar y el compositor a componer y cada vez la especialización ha llegado al punto de que tienes compositores que no tocan ningún instrumento y hay algunos instrumentistas que lo que es teoría de la música no tienen ni idea”.
“Lo del curso de composición, con Sasha, ni siquiera era curricular, yo lo tomé como mi electiva, y es de eso que lo vas desarrollando”.
Da un sorbo a su bebida, baja la mirada, se acomoda la camisa para opinar sobre cómo se ve a México allende sus fronteras, en el plano de la música, “México no se considera un país musical y a veces es un problema, es como si le pusieran una etiqueta e inclusive, esa etiqueta, la tenemos también entre los mexicanos”.
La picardía vuelve a su rostro, “Recuerdo cuando toqué ‘La sonata mexicana’, en Chile, me invitaron, casi de emergencia, dije, tengo esto, pues era lo único que tenía, ni siquiera sabían cómo iba a sonar aquello y después de que lo escucharon vinieron los halagos”.
Barrera es reconocido por su perfecta ejecución de autores como Johann Sebastian Bach, Ludwig van Beethoven, Johannes Brahms, Frédéric Chopin, Wolfgang Amadeus Mozart, Franz Schubert y Robert Schuman, pero también es un compositor que busca retratar lo mexicano, “Retratar cual es el sentir de México. Yo quería tener una obra basada en música folclórica, pero tampoco quería que la pudieran reconocer como tal, o sea que te sorprendiera”.
Actualmente trabaja en la misma idea: Tomar otro tema folclórico, para piano y orquesta.
Mucho más se queda en la libreta, mucho más de un artista en toda la extensión de la palabra y que por dos días ofrecerá su arte de exportación, en Chihuahua. El es Ezequiel Sebastián Barrera. Punto, hasta aquí.

ezequiel-4

EN BREVE:

Poliforum Cultural Universitario (Paraninfo de la UACH)
Día: Jueves 10 de noviembre
Hora: 20:00 horas.
Boletos: A la venta en Caja Única de Rectoría del Paraninfo Universitario; $50 entrada general y $30 maestros, estudiantes e INAPAM con credencial.
Solista invitado dentro del programa FAUSTO Y LA MÚSICA ofrecido por la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Chihuahua y en el que interpretará el Concierto para Piano No. 1 de Liszt.

Quinta Gameros
Día: Viernes 11 de noviembre
Hora: 19:30 horas
Entrada Gratuita
Programa:
La Ricordanza Variaciones sobre un tema de Rhode de Carl Czerny
Fantasía Irini de Ezequiel S. Barrera (obra finalista en el Concurso Internacional de Composición Diabelli 2014-2015)
Impressoes seresteiras de Heitor Villa-Lobos
Balada mexicana / Manuel M. Ponce
Sonata No. 1 Mexicana de Ezequiel S. Barrera
Allegro moderato
Adagio
Presto

Enrique Chia pone al FICH 2016 de pie

Chia

 

Chihuahua, Chih.- La leyenda universal del piano, el cubano Enrique Chia se convirtió en el rey durante su presentación en el Teatro de los Héroes, ofreciendo uno de los conciertos más emotivos, divertidos y de insuperable calidad dentro de los eventos del Festival Internacional Chihuahua, en su edición número 12.
El nacido en Cienfuegos se ganó a la audiencia desde su arribo al escenario al dirigirse al público desde la primera de sus interpretaciones, rompiendo la costumbre de una gran mayoría de artistas que solo se dedican a mostrar su arte, dejando pasar su lado humano, perdiendo la oportunidad de conseguir una verdadera conexión con el público, cosa que no sucede con el maestro Chia.
Enrique Chia, no solo es un virtuoso del piano, sino también un hombre que sabe divertirse, bastó la segunda intervención musical, ‘‘No me quieras tanto’’, para convertir el recinto cultural en un coro monumental, aprobado por él mismo, ‘‘Están todos contratados’’.
Recibiendo por respuesta: Y también bailamos.
Eso bastó para romper la barrera artista-público, ‘‘Ustedes traen el esqueleto despierto hoy’’.
Haciendo a un lado el programa establecido, el maestro Chia complació la petición con un tema muy movido.
La noche apenas agarraba color y calor, continuando con una triada musical, de la autoría del gran Charles Chaplin, como ‘‘Candilejas’’.
Las complacencias siguieron y hasta ‘‘Las mañanitas’’ hicieron acto de presencia.
‘‘Denme un respiro, oigan esto’’, ofreciendo una magnífica versión del bolero clásico, del cubano inmortal Miguel Matamoros, ‘‘Lágrimas negras’’.
Los aplausos no se hicieron esperar.
El diálogo continuaba entre canción y canción, ‘‘Por la lluvia, casi ni podíamos salir del hotel para agarrar la guagua (transporte público)’’.
¿Aquí también se les llama guagua?.. Bueno, estamos en Chi-guagua, bromea. Y sigue, yo tuve un Chihuahua de pequeño, ¿Son de aquí o cómo?..
Enrique Chia explica entre interpretación e interpretación detalles de su repertorio.
Un repertorio que cada vez convence más a los presentes. Una nueva intervención musical dedicada en esta ocasión al mexicano Agustín Lara. La selección no podía ser más acertada: ‘‘Solamente una vez’’ y ‘‘María bonita’’.
Infaltable, la universal ‘‘Bésame mucho’’ de Consuelito Velázquez.
Vestido impecablemente, el charol de sus zapatos relumbra en el pedal del piano de cola, Enrique Chia tiene más de 50 discos editados, ha sido nominado al Grammy, pero une tiene otra pasión: La ciencia. Tiene una maestría y un doctorado en metalurgia, siendo catedrático por muchos años, además de investigador en la mejora de los metales y técnicas de procesamiento.
Tras un breve intermedio, y a petición del maestro, la segunda parte de su concierto sería hasta que el público lo decidiera.
Acompañado por un ensamble de excelentes músicos, integrado por: Rubén Jiménez en la batería; Orlando Forte, violín; Franco Castelany, teclados; Ramses, bajo; Mario del Monte, trompeta y René Lorente en la flauta.
Casi al final el maestro Enrique Chia se llevó de nueva cuenta los aplausos de pie al ofrecer una sorpresa musical, su versión de ‘‘El corrido de Chihuahua’’ y ‘‘La adelita’’.
Los gritos de otra, otra no se hicieron esperar.
El majestuoso cierre del cubano fue más sorprendente aun, al unir musicalmente a México con Cuba con dos de sus más representativos temas, casi himnos en cada uno de esos países. ‘‘México lindo y querido’’ y ‘‘Guantanamera’’.
Enrique Chia engrandece al FICH 2016 con su virtuosismo y don de gentes y el público se lo agradece aplaudiendo de pie.
Como colofón, otro clásico: ‘‘A mi manera’’, muy a la manera del maestro del piano.