Laura Lee: la excelencia artística con nombre y apellido

eSucesos / especial

Chihuahua, Chih.- Más allá de su innegable talento actoral, Laura Lee es más que solo una actriz, ya que ha desarrollado su carrera tanto en teatro, cine y televisión, dejando huella en todo escenario, además de la docencia y la danza.
Laura Lee cuenta más de 40 años en el teatro y la danza y 15 como docente en la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Chihuahua, por ello es considerada como una impulsora y parte fundamental en el fortalecimiento de las artes.
Tras concluir su licenciatura fue radicar en la Ciudad de México, en donde realizó cursos y empezó la incursión con actrices y actores reconocidos como Martha Verduzco, Alejandro y Odiseo Bichir. “Fue muy curioso, fui de vacaciones a México a visitar a un primo que vivía allá y a unos amigos que se acababan de ir a estudiar teatro; esos días me convencieron de quedarme y volví a Chihuahua tres años después, con una preparación importante y una perspectiva amplia de lo que se hace”.
Allá bajo las enseñanzas de las reconocidas actrices Adriana Roel y Mercedes Pascual (fallecida ayer), participó en montajes como, “Don Gil González de Ávila”, “El desdichado en fingir”, “Querer su propia desdicha” y “La danza de la muerte”, siendo dirigida por figuras como Paco Roustand; Alejandro Bichir y Salvador Flores.
Ha compartido escenarios con Martha Verduzco, Alejandro y Odiseo Bichir.
La actriz, bailarina y docente aseguró que fue una experiencia que le dejó grandes aprendizajes, por lo que siempre recomienda a sus alumnos escuchar otras voces y ampliar sus referentes para nutrir su capacidad creativa.
Tras regresa a Chihuahua en 1991, es dirigida por Mario Humberto Chávez en “Traición”, “Un tranvía llamado deseo”, “Ecos de Fuentes Mares”, “La casa de Bernarda Alba”, “Teatrón”, “La mala Sangre” y “Tomochic”.
La mujer que de niña quería ser sacerdotisa pronto se dio cuenta que su vocación estaba en el arte, concretamente en el teatro y años después en la danza, actividades que sigue desempeñando y enseñando a las nuevas generaciones.
Igual huella de su talento dejó en Centro de Seguridad Social y aquí, también trabajó con los directores Fernando Chávez Amaya, Ignacio Medrano y Jesús Ramírez y con Fernando Saavedra actuó en “Ha llegado un inspector” y el monólogo “La emperatriz”.
En retrospectiva reconoce a varios docentes como sus mentores y destacó de manera particular a Manuel Talavera. quien la dirigió en 2002 en “Sazón de mujer” en donde alternó con Socorro Bonilla y Mario Chávez, ya que con ambos compartió grandes presentaciones y proyectos por años.
Laura es licenciada en psicología, tiene una maestría en psicomotricidad y estudia un doctorado en socioformación y sociedad del conocimiento.
En lo académico, imparte materias que aportan al eje pedagógico y al perfil docente de los egresados de la Facultad de Artes, como Teorías educativas, Instrumentación didáctica, acompañamiento en práctica docente y optativas como el yoga.
Dentro del estudio de su doctorado, trabaja en un proyecto que se basa en el desarrollo del bienestar psicológico en los estudiantes universitarios y su impacto en el desempeño académico, sobre todo en lo referente al desempeño de los talentos del ser humano.
Una experiencia que recuerda con agrado, fue el haber formado parte de la Asociación de Teatristas Unidos de Chihuahua, dirigida en aquella época por el maestro Óscar Erives, aunque solo duró cuatro años como agrupación, logró la unión de muchos de los actores de Chihuahua.
Como actriz sigue dando muestra de su talento entre ellos las puestas en escena “Sara” dirigida por Daniel Sosa; los monólogos “Diatriba de amor contra un hombre sentado” (2009) de Gabriel García Márquez bajo la dirección de Alejandro Navarrete y “Frida Kahlo; viva la vida” (2015/2018), de Humberto Robles con dirección de Rocío Chávez y Karina Rascón; «Antígona» de Sófocles bajo la dirección de Martín Hernández Molina y el año pasado actuó en “Calígvla César”
En cine participó en, “Seguir viviendo” y “Secuestro anónimo”.

Dos grandes se apoderan de la escena: Laura Lee y Sagrario Silva

Carlos Urquidi G.

Fotos: Manuel Martínez

Chihuahua, Chih.- El Centro Cultural Universitario Quinta Gameros‎ dentro del evento «La muerte nos sienta bien» con motivo del Día de Muertos y el ‘Festival del Día de Muertos’, en el patio central de Palacio de Gobierno, acogieron en sus respectivos programa a dos mujeres, dos artistas, dos creadoras de talento sin igual: La actriz, Laura Lee y la bailarina, Sagrario; Sagrario Silva y Laura Lee.
Laura Lee, con una destacada trayectoria actoral dentro y fuera del estado y del país, mostró sus tablas con el monólogo de Humberto Robles, ‘Frida Kahlo: Viva la vida’, metiendo a los presentes ‘hasta la cocina’, lugar donde la pintora habla de México, sus artistas; del mundo y sus personalidades, pero sobre todo, de ese sentir personal que la ató al dolor.
El personaje de Frida Kahlo le sienta bien a Laura Lee, lo siente, lo vive, transmite toda la gama de emociones, desde la pasión, hasta el humor.
La dirección corrió a cargo de Karyna Rascón y Rocío Chávez.
La bailarina y coreógrafa Sagrario Silva volvió a dar lo mejor de sí al encabezar el performance de danza, teatro y poesía el “Réquiem a la muerte de mi padre” sobre los poemas de Jesús L. Tafoya, con el Grupo de Danza y Teatro Campobello.
Sagrario Silva, vestida de blanco, se impone en la escena desde su primera aparición, altiva, serena, con toda la técnica del mundo. Soberbia.
Dos grandes, dos proyectos artísticos que marcan pauta en Chihuahua, uno en las artes escénicas con Laura Lee y el otro en la danza con Sagrario Silva. Punto, hasta aquí.