Se gana los aplausos la muy corta actuación de Jorge Viladoms junto a la OFECH

Carlos Urquidi G.

Chihuahua, Chih.- Ante un teatro lleno, la Orquesta Filarmónica del Estado de Chihuahua, OFECH, bajo la batuta de su director Armando Pesqueira tuvo como invitado al pianista duranguense Jorge Viladoms, dentro de su Temporada de Otoño y celebración de su 25 aniversario de creación.
El concierto, teniendo como tema general la danza, inusualmente largo, inició con la orquesta interpretando la Sinfonía Nº 7 en la mayor, op. 92, de Ludwig van Beethoven, cuyos cuatro tiene cuatro movimientos, Poco sostenuto — Vivace, Allegretto, Presto; y Allegro con brío mostraron y demostraron la gran calidad de la OFECH, de nueva cuenta.
Tras el intermedio, el maestro Pesqueira tomó la palabra, “de la campiña vienesa de Beethoven nos vamos a trasladar hasta las calles de Nueva York, a las salas de baila de Gershwin con “Rapsodia en Azul”, pero antes vamos a pasar por la Sierra Tarahumara, vamos a interpretar una obra que se llama “Ecos rarámuris”, es una obra reciente, compuesta en 2009 por el maestro Claudio Tarris y está inspirada en la vida rarámuri de la Sierra donde se incluye varios temas de ellos mismos que los podrán identificar por la sencillez de sus melodías pero todo esto bajo un tejido romántico, impresionista, nacionalista, tiene todo contenido importante pero les daré unos datos importantes a seguir, van a poder escuchar el Chepe, el diablo, que es el hombre blanco y es representado por el Corrido de Chihuahua”.
Tras esa introducción a la obra, Pesqueira rindió homenaje al recién fallecido gestor y difusor de las lenguas originarias Enrique Servín, “queremos dedicarle esta obra a la memoria de un gran hombre que hace poco falleció y que lo hemos sentido no solo toda la comunidad no nomás cultural, sino toda la comunidad chihuahuense y a nivel nacional. Una persona que fue historiador, poeta, defensor de los derechos indígenas y también un promotor de la lectura y el aprendizaje de las lenguas indígenas del norte del país, estamos hablando del maestro Enrique Servín, a quien se la dedicamos con mucho cariño”.
Tras “Ecos rarámuris” que se ganó los aplausos, llegó el turno para la intervención del invitado solista, Jorge Viladoms, quien eligió el tema “Rapsodia en Azul”, (Rhapsody in Blue) escrita en 1924 por George Gershwin para piano solo y banda de jazz.
Tras ello, y entrar y salir del escenario en varias ocasiones, informó que tenían una sorpresa, invitando al chelista Lester Monier al frente del escenario para que lo acompañara en la interpretación del tema “Estrellita” del músico y compositor zacatecano Manuel M. Ponce.
La muy corta actuación de Viladoms junto a la OFECH se ganó los aplausos. Punto, hasta aquí.