Felipe Ángeles: humanismo y Revolución

México- El 26 de noviembre de 1919, Felipe Ángeles fue fusilado en el Cuartel del 21/o. Regimiento de Caballería de Chihuahua luego de enfrentarse a la traición. De acuerdo con los periódicos de la época, Ángeles mostró serenidad en el momento de su ejecución y fue él mismo quien eligió el lugar donde recibiría la muerte, negándose a que le vendaran los ojos.
Esa entereza y convencimiento de hacer frente a las circunstancias fueron características que acompañaron a Felipe Ángeles a lo largo de las diferentes etapas de su vida, desde que se formó en el ejército porfiriano, pasando por su nombramiento como oficial federal de alto rango durante el maderismo hasta su participación en la lucha armada como revolucionario.
Felipe Ángeles nació el 13 de junio de 1868 en el pueblo de Zacualtipán en un recién creado estado de Hidalgo y en medio de un México agitado por las invasiones extranjeras y la transformación política y social. Su madre fue Juana Ramírez y su padre Felipe Ángeles Melo, quien ostentó el grado de coronel y participó en la Guerra México-Estados Unidos y en la Intervención Francesa.
Las labores de su padre ocasionaron que la familia se asentara en diversos lugares, pero Felipe Ángeles logró realizar su educación primaria en Huejutla, para después ingresar al Instituto Literario de Pachuca y al cumplir cerca de 14 años ingresó becado al Colegio Militar del Castillo de Chapultepec, donde demostró vocación para el estudio y destacó como intelectual, centrándose en la teoría y en la escritura de artículos y libros; además, egresó como uno de los más ágiles y sobresalientes artilleros del país.
Fue profesor de matemáticas y de otras disciplinas en la Escuela Militar de Aspirantes, como profesor se interesó en la pedagogía al apelar a la necesidad de una reforma en la educación que se recibía en el Colegio Militar, apostando por una educación humanista centrada en el libre albedrío, en oposición a la educación militar caracterizada por la disciplina exacerbada.
“El afán de superación intelectual es una de las características de Ángeles y un elemento clave en su trayectoria poco común. Por un lado, fue y se asumió profundamente militar, pero jamás decayó en él la imperiosa necesidad vital, espiritual, ética, del pensamiento libre”, señala la investigadora Odile Guilpain en su ensayo: El general Felipe Ángeles: humanismo y educación militar.
Mientras se encontraba en Europa en México estalló la Revolución y Felipe Ángeles fue convocado por Madero de regresó al país para ser nombrado director del Colegio Militar y nombrado General Brigadier. Francisco I. Madero le confió una campaña en contra de la rebelión zapatista, por lo que Ángeles trazó una estrategia conciliadora que buscaba instaurar la paz en la región Sur del país tras la promulgación del Plan de Ayala por parte de Emiliano Zapata.
La labor de Ángeles fue de pacificación, ya que se diferenciaba de la estrategia de represión y exterminio emprendida por Juvencio Robles, estratagema que solo avivaba más la rebelión zapatista. Por el contrario, Ángeles consiguió que Zapata aceptara entrevistas y diálogos y dejó de manera tácita su intención de terminar con los métodos represivos de quienes lo antecedieron, pues buscaba una tarea de sosiego y progreso.
“Ángeles llevó a cabo lo que podría llamarse ‘una guerra de caballero’ y suspendió casi todas las represalias contra la población civil. Los prisioneros eran bien tratados y no ejecutados. Su actuación pacificadora, en una primera etapa, dio resultados reconocidos (…)”, señala Odile Guilpain, quien asegura que Felipe Ángeles fue un intelectual que apostaba por el humanismo y la educación como una forma de transformación rumbo al progreso.
Tras el golpe de Estado militar orquestado por Victoriano Huerta y conocido como la Decena Trágica, y debido a su lealtad a la lucha maderista, Felipe Ángeles fue detenido junto a Francisco I. Madero y José María Pino Suárez; sin embargo, gracias a su prestigio y arraigo militar no fue fusilado.
Felipe Ángeles fue exiliado a Francia, donde vivió hasta su regreso al país en 1913. Una vez de vuelta en México se unió a la lucha constitucionalista liderada por Venustiano Carranza, quien lo nombró secretario de Guerra y posteriormente solo subsecretario.
En 1914 se une a las filas de Francisco Villa y su ejército de la División del Norte, iniciando una estrecha relación con Villa, a quien mostró su lealtad enfrentándose a sus antiguos aliados; así Felipe Ángeles se convirtió en un hombre de confianza para Villa.
Su trayectoria y experiencia como guerrillero y militar le permitieron obtener la victoria en diversas batallas, entre las que destaca la toma de Zacatecas, ocasión en la que el general Francisco Villa venció a las fuerzas del entonces presidente Victoriano Huerta el 23 de junio de 1914.
También destacan las batallas de Torreón y de San Pedro de las Colonias, las cuales contribuyeron a la derrota militar del huertismo.
Tras el triunfo del constitucionalismo, Felipe Ángeles se fue al exilio en Estados Unidos en 1916, pero regreso en 1918 para continuar al lado de Villa hasta que, como resultado de una traición, fue capturado en noviembre de 1919 y condenado a la pena capital. Finalmente, murió fusilado el 26 de noviembre de 1919 en el Cuartel del 21/o. Regimiento de Caballería, en la ciudad de Chihuahua.

Recuerdan vida y obra del general Felipe Ángeles a 100 años de su muerte

Los descendientes

Chihuahua, Chih.- Ayer lunes, con presencia de descendientes directos, Alicia Ángeles Maya, César Gómez Ángeles, Luis González Ángeles y Victoria González Ángeles y los apuntes históricos de destacados cronistas, se realizó la jornada de actividades conmemorativas del centenario luctuoso del General Felipe Ángeles.
Posterior al protocolo inaugural se dio lugar al primer conversatorio, en el que participaron los historiadores Víctor Orozco y Rubén Osorio, la cronista Odile Guilpain, así como Felipe Ávila, director del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México.
En la mesa de diálogo se destacó la investigación de la vida de Felipe Ángeles, con detalles históricos, rasgos personales, afirmando que se trata de un personaje cuya memoria debe mantenerse viva en la historia de Chihuahua y de México.
Por la tarde se unieron a la jornada los historiadores Jesús Vargas y Flor García Rufino, además del Secretario de Educación, Carlos González.
Las actividades continuaron hoy martes al pie de la estatua ecuestre del Gral. Felipe Ángeles de la ciudad de Chihuahua, se montó una ofrenda floral y una guardia de honor, con motivo del centenario del fusilamiento del revolucionario, ceremonia en la que también estuvieron presentes descendientes directos, así como la comunidad de cronistas e historiadores locales.
El acto solemne cobra especial significado porque fue aquí donde, un 26 de noviembre de 1919, culminó la vida del héroe revolucionario.
Con las notas del Toque de Silencio, a cargo de la banda de guerra de la Quinta Zona Militar se honró la memoria del Gral. Felipe Ángeles, y las actividades en torno a este aniversario luctuoso continuarán hoy, con la presentación de un libro biográfico en Palacio de Gobierno, denominado “Felipe Ángeles, el estratega”, de la autoría de Adolfo Guilly.