Enrique Chia pone al FICH 2016 de pie

Chia

 

Chihuahua, Chih.- La leyenda universal del piano, el cubano Enrique Chia se convirtió en el rey durante su presentación en el Teatro de los Héroes, ofreciendo uno de los conciertos más emotivos, divertidos y de insuperable calidad dentro de los eventos del Festival Internacional Chihuahua, en su edición número 12.
El nacido en Cienfuegos se ganó a la audiencia desde su arribo al escenario al dirigirse al público desde la primera de sus interpretaciones, rompiendo la costumbre de una gran mayoría de artistas que solo se dedican a mostrar su arte, dejando pasar su lado humano, perdiendo la oportunidad de conseguir una verdadera conexión con el público, cosa que no sucede con el maestro Chia.
Enrique Chia, no solo es un virtuoso del piano, sino también un hombre que sabe divertirse, bastó la segunda intervención musical, ‘‘No me quieras tanto’’, para convertir el recinto cultural en un coro monumental, aprobado por él mismo, ‘‘Están todos contratados’’.
Recibiendo por respuesta: Y también bailamos.
Eso bastó para romper la barrera artista-público, ‘‘Ustedes traen el esqueleto despierto hoy’’.
Haciendo a un lado el programa establecido, el maestro Chia complació la petición con un tema muy movido.
La noche apenas agarraba color y calor, continuando con una triada musical, de la autoría del gran Charles Chaplin, como ‘‘Candilejas’’.
Las complacencias siguieron y hasta ‘‘Las mañanitas’’ hicieron acto de presencia.
‘‘Denme un respiro, oigan esto’’, ofreciendo una magnífica versión del bolero clásico, del cubano inmortal Miguel Matamoros, ‘‘Lágrimas negras’’.
Los aplausos no se hicieron esperar.
El diálogo continuaba entre canción y canción, ‘‘Por la lluvia, casi ni podíamos salir del hotel para agarrar la guagua (transporte público)’’.
¿Aquí también se les llama guagua?.. Bueno, estamos en Chi-guagua, bromea. Y sigue, yo tuve un Chihuahua de pequeño, ¿Son de aquí o cómo?..
Enrique Chia explica entre interpretación e interpretación detalles de su repertorio.
Un repertorio que cada vez convence más a los presentes. Una nueva intervención musical dedicada en esta ocasión al mexicano Agustín Lara. La selección no podía ser más acertada: ‘‘Solamente una vez’’ y ‘‘María bonita’’.
Infaltable, la universal ‘‘Bésame mucho’’ de Consuelito Velázquez.
Vestido impecablemente, el charol de sus zapatos relumbra en el pedal del piano de cola, Enrique Chia tiene más de 50 discos editados, ha sido nominado al Grammy, pero une tiene otra pasión: La ciencia. Tiene una maestría y un doctorado en metalurgia, siendo catedrático por muchos años, además de investigador en la mejora de los metales y técnicas de procesamiento.
Tras un breve intermedio, y a petición del maestro, la segunda parte de su concierto sería hasta que el público lo decidiera.
Acompañado por un ensamble de excelentes músicos, integrado por: Rubén Jiménez en la batería; Orlando Forte, violín; Franco Castelany, teclados; Ramses, bajo; Mario del Monte, trompeta y René Lorente en la flauta.
Casi al final el maestro Enrique Chia se llevó de nueva cuenta los aplausos de pie al ofrecer una sorpresa musical, su versión de ‘‘El corrido de Chihuahua’’ y ‘‘La adelita’’.
Los gritos de otra, otra no se hicieron esperar.
El majestuoso cierre del cubano fue más sorprendente aun, al unir musicalmente a México con Cuba con dos de sus más representativos temas, casi himnos en cada uno de esos países. ‘‘México lindo y querido’’ y ‘‘Guantanamera’’.
Enrique Chia engrandece al FICH 2016 con su virtuosismo y don de gentes y el público se lo agradece aplaudiendo de pie.
Como colofón, otro clásico: ‘‘A mi manera’’, muy a la manera del maestro del piano.