Historia de una petición y un rechazo: Arte precolombino al mejor postor

esucesos / especial

México- La casa de subastas francesa “Millon” subastó el pasado miércoles 120 piezas de arte precolombino del patrimonio histórico/artístico de México, pese al rechazo del gobierno del país y de otras instancias internacionales.
El representante de la casa de subastas, Alexandre Millon, alegó que la venta se trata de una colección privada cuyos dueños tienen derecho a venderla, “la venta pública es transparente por definición, está sujeta a un nivel de requisitos tal que las embajadas la considerarían una gran herramienta para la comunicación positiva y la influencia cultural”.
Antes de poner el lote de piezas frente a los compradores, el embajador de México en Francia, Juan Gómez Robledo, asistió personalmente a la subasta para tratar de detenerla, sin éxito, “Nos hemos encontrado con la negativa categórica de la casa subastadora de detener esta venta”.
Entre las piezas vendidas destaca las figuras de una Venus de la fertilidad de Tlatilco de la época preclásica moderna, entre los años 1.200 y 600 AC, a un precio de 900 euros; la diosa azteca del agua Chalchiutlicue de la época imperial (1.521 a 1350 AC) vendida en 377.000 euros que multiplicó su precio de salida de 40.000 euros y un florero de mono de Veracruz, cuyo costo fue de 50.000 euros.
Además de estatuillas de piedras, máscaras de jade y cerámicas policromadas.
La venta, con una duración de tres horas, logró acumular un valor total de 1,2 millones de euros, indicó la casa subastadora.
La infructuosa negociación por parar la venta incluyó tres reuniones con la cancillería francesa y el ministerio de Cultura, además de que la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, Educación y Cultura (UNESCO), cuya dirección de Patrimonio Cultural envío cartas a la subastadora y al órgano regulador de comercio en Francia.

Historia de una petición y un rechazo

Antes, también, el Gobierno de México, por medio de las secretarías de Cultura y Relaciones Exteriores (SRE), hizo un llamado para que la casa de subastas Millon suspendiera la venta de 120 piezas de arte precolombino, de las cuales 95 pertenecen al patrimonio cultural de México, específicamente de lugares como Teotihuacán, Guerrero, Oaxaca, así como de diversos estados del sureste, en la región de la cultura Olmeca y Maya.
Ambas dependencias explicaron que estas acciones fomentan las excavaciones ilícitas, el saqueo, el tráfico ilícito y las falsificaciones, privan a las piezas arqueológicas de su esencia cultural histórica y simbólica, “reduciéndolas a objetos de decoración, que socavan la integridad de las culturas y por ende de la humanidad entera”, dijo Bernardo Aguilar Calvo, director general para Europa, quien a su vez destacó el alto nivel de cooperación y entendimiento que en la materia tienen los gobiernos de México y Francia.
Mediante acciones emprendidas por la Embajada de México en Francia, en las que colaboran la Secretaría de Cultura a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la Secretaría de Relaciones Exteriores, así como la Fiscalía General de la República y la Interpol, se busca impedir que patrimonio cultural que pertenece al pueblo de México, sea puesto a la venta.
La coordinadora nacional de asuntos jurídicos del INAH, María Villarreal Escárrega enfatizó que los peritajes realizados al catálogo de subasta en línea, permiten identificar que cerca de 20 piezas podrían ser de reciente manufactura, aunque se anuncian como piezas de valor arqueológico.
Los funcionarios informaron que se tuvo conocimiento de este hecho el pasado 27 de agosto, lo que llevó a activar los protocolos correspondientes para accionar mecanismos legales necesarios, acorde con la Ley Federal de Monumentos Arqueológicos Artísticos e Históricos de México, que establece que estos bienes culturales son inalienables y gozan de absoluta imprescriptibilidad.
También, el director general de Promoción y Festivales Culturales de la Secretaría de Cultura Pablo Raphael de la Madrid, refirió que, entre México, Francia y otros países existe ánimo de cooperación y buena voluntad para trabajar en la protección de los bienes culturales sustraídos del país, por lo que, desde el mes de enero, se trabaja en un protocolo que permita la recuperación o defensa de piezas.
En su oportunidad el director ejecutivo de Diplomacia Cultural de la SRE, Enrique Márquez, puntualizó que este reclamo es a una empresa “que especula con los bienes culturales de muchos países del mundo, en esta ocasión, el día de mañana, de los bienes culturales de México”, en tanto que con el gobierno de Francia existe una buena relación de colaboración en muy distintas áreas, donde la cultura y defensa del patrimonio cultural tiene una gran relevancia, por ejemplo, en el proceso de reconstrucción tras los sismos de septiembre 2017.
Por su parte, el representante permanente ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Juan José Bremer, indicó que también se han puesto en contacto con este organismo para hacer efectivo el acuerdo realizado en la Convención de 1970, en la cual los países miembros, -México fue uno de los primeros en suscribirla, Francia se sumó después-, se comprometieron a respetar los bienes culturales de los demás países.

Fotos: Drouot / Millon