“Un violador en tu camino”: el poderoso grito de las mujeres que atrapa la vida real y la virtual

Carlos Urquidi G. / especial

Chihuahua, Chih.- “Un violador en tu camino”, el grito de las mujeres surgido en las calles de Chile se apoderó en pocos días no solo de la vida real, sino también de la vida virtual.
En español, de Valparaíso, a 120 kilómetros de la capital chilena, al otro lado del Atlántico, a más de 10.000 kilómetros de distancia, frente a la Torre Eiffel de París, y en francés, el reclamo contra la violencia hacia las mujeres retumba de forma fuerte.
El performance callejero con su letra fuerte de música pegajosa y que reúne con mujeres con los ojos vendados es un fenómeno mundial, replicado ya en ciudades de todo el mundo; luego, las redes se inundaron de videos editados a los que se les agregó el estribillo “Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía” y por si fuera poco, miles de mujeres decidieron pegar a la letra su propia historia desgarradora de abuso.
Y la culpa no era mía (8-9 años)
Ni donde andaba (en mi casa viendo películas con mis hermanos)
Ni cómo vestía (ropa de casa)
El violador eres tú (el marido de mi mamá) y lo fuiste por años. También lo fue mi mamá que permitió que pasara…

El 25 de noviembre el colectivo “Las Tesis”, conformado por cuatro mujeres de 31 años armó en Valparaíso, Chile, el performance “El violador eres tú” al lado de miles de mujeres chilenas, con el único de fin de visibilizar la situación de abuso y acoso sexual, eso bastó para que en un cerrar de ojos las mujeres del mundos se sumaran y convirtieran la coreografía y el cántico en un himno para el movimiento feminista.
“Las Tesis” es un colectivo fundado en Chile hace aproximadamente un año, por Dafne Valdés, Paula Cometa, Sibila Sotomayor y Lea Cáceres.
Su nombre parte de su objetivo al retomar tesis de autoras feministas y llevarlas a un formato escénico para darlas a conocer, “No solo queríamos hablar sobre la desmitificación de la violación como un problema personal, o la atribución solo de enfermedad al hombre que viola, sino que también queríamos decir que esto es un tema social”, dijo Silbia Sotomayo al medio chileno Interferencia.
El ahora convertido en himno feminista tuvo como inspiración los fragmentos de diversos textos feministas de la escritora, antropóloga y activista feminista argentina Rita Segato.
Como dato, en una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 2009, el feminicidio quedó definido como el homicidio de mujeres por razones de género y resolvió que el acceso a la justicia para ellas ante actos de este tipo debería seguir los protocolos internacionales de protección a ese sector de la población.
La coreografía y la canción han sido replicadas en cientos de ciudades de cientos de países, Alemania, Francia, Colombia y México, Puerto Rico, España, Estados Unidos, Reino Unido, Austria, Turquía y República Dominicana, entre muchos más.
La culpa no era mía (16 años)
Ni dónde estaba (en la parada del bus a medio día)
Ni cómo vestía (un vestido sobre la rodilla)
El violador eres tú (el motorizado que se detuvo a atracarme, que me besó y tocó sin consentimiento frente a todos, apuntándome con pistola).

En México, el con una tasa alta de agresiones a mujeres, que lo llevó a convertirse en el primer país en el que se propuso la tipificación del delito de feminicidio, y en el que desde 2015, los homicidios dolosos contra mujeres en México se duplicaron, aunque sólo 30 por ciento ha sido catalogado como tales por autoridades, que han ignorado evidencias de violencia física y sexual, asegura la doctora Aleida Azamar Alonso, profesora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el performance se replicó desde Monterrey hasta Oaxaca, además en el Zócalo capitalino y en uno de los municipios del país catalogado como de los más peligroso para ser mujer, Ecatepec.
En lo que va del 209 han asesinado a 1835 mujeres, ocupando el Estado de México el primero lugar, seguido de Jalisco que este año por varios meses está en segundo lugar, luego Guanajuato, Chihuahua, Baja California y CDMX.
Y la culpa no era mía (era mi padrastro)
Ni dónde estaba (durmiendo en mi cama)
Ni cómo vestía (pijama de niña, 10 años)
Me costó 25 años hacer tuit

Más de un tercio de mujeres han sufrido o sufren violencia machista en todo el mundo, según cifras de la Organización Mundial de la Salud, que lo ha catalogado como “un problema de salud global de proporciones epidémicas”.
En Ciudad Juárez, ciudad fronteriza del estado de Chihuahua, que saltó al mapa mundial por su récord de feminicidios, ya que, simplemente, en 2009 se contabilizaron 2632 asesinatos en la ciudad, correspondientes a más de un tercio del total de hechos ocurridos en todo México, donde se totalizaron 7700 asesinatos y en 2010 la cifra ascendió a más de 3100 asesinatos, el performance no podía faltar y fue realizado el 1º. de diciembre en pleno centro de la ciudad, una de las zonas consideradas de mayor riesgo de desapariciones.
Y la culpa no era mía (era el hermanastro de mi mamá)
Ni dónde andaba (estaba en mi cama)
Ni como dormía (con mi piyama de monitos)

La capital de Chihuahua, con cifras oficiales de 638 feminicidios de enero a agosto, ya se prepara para hacer lo propio el próximo domingo 7 en la Plaza del Ángel.
Y la culpa no era mia (6 años)
Ni dónde estaba (en la iglesia)
Ni cómo vestía (pantalón y suéter)
El violador eres tú (el hijo de una amiga de mi mamá)

En el primer semestre de 2019 se registraron en Chihuahua 148 mujeres asesinadas además de mil 300 desparecidas, por ello, el estado se sumó en octubre a la Iniciativa Spotlight, una campaña conjunta de la Unión Europea y las Naciones Unidas orientada a eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres.
Mientras la fría placa de metal que recuerda el artero feminicidio de Marisela Escobedo a la puertas de Palacio de Gobierno el 16 de diciembre de 2010 es testigo mudo de la barbarie que no cesa, enfrente, la Cruz de Clavos, se llena cada días más reclamos, de desaparecidas, de dolor. Punto, hasta aquí.

Esta es la letra de la canción:
El patriarcado es un juez,
que nos juzga por nacer
y nuestro castigo
es la violencia que no ves.

El patriarcado es un juez,
que nos juzga por nacer
y nuestro castigo
es la violencia que ya ves.

Es feminicidio.
Impunidad para el asesino.
Es la desaparición.
Es la violación.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía.

El violador eras tú.

El violador eres tú.
Son los pacos (policías).
Los jueces.
El estado.
El presidente.

El estado opresor es un macho violador.
El estado opresor es un macho violador.

El violador eras tú.
El violador eres tú.

Duerme tranquila niña inocente, sin preocuparte del bandolero, que por tus sueños dulce y sonriente vela tu amante carabinero.

“Las Tesis”, Colectivo Interdisciplinario de Mujeres», formado por Dafne Valdés, Paula Cometa, Sibila Sotomayor y Lea Cáceres.

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *