¡Réquiem… Glorioso!

 

Carlos Urquidi G.

Fotografías Exclusivas: Octavio Romero

Chihuahua, Chih.- Por dos días consecutivos, la ciudad de Chihuahua se cimbró con un espectáculo digno de cualquier escenario del mundo: La interpretación del Réquiem (KV.626) de Wolfgang Amadeus Mozart, por la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Chihuahua, OSUACH, bajo la dirección del maestro Raúl García Velázquez, las voces de Carla Portillo, soprano; Luisa Mata, mezzosoprano; Jesús José Rodríguez, tenor, y Marco Antonio Talavera, bajo-barítono, además de la participación del Coro Monumental de la orquesta.
Dos noches de gran virtuosismo: El jueves ante un Teatro de los Héroes lleno, y, el viernes, cobijados por los impresionantes muros de la Catedral Metropolitana, también a su máxima capacidad. Ambos recitales, como homenaje póstumo al chihuahuense distinguido, pieza fundamental del Taller de Composición Musical de Carlos Chávez y fundador del Taller de Estudios Polifónicos, Humberto Hernández Medrano, fallecido el pasado 13 de febrero, autor de “1962: Homenaje a Copland” y “Sinfonía académica”.
La última obra de Mozart (1756-1791), ‘Réquiem en re menor (K.626)’ con todo y el misterio que la rodea se vio reflejada en la más que impresionante interpretación de la OSUACH y todos y cada uno de los participantes, que juntos o por separada, dieron muestra de un nivel excepcional de calidad músico-vocal-instrumental.
En el Teatro de los Héroes, la presentación fue de más a más.
INTROITUS. “Réquiem”. Dales señor el eterno descanso… Coro y soprano estremeciendo al público
KYRIE. Señor ten piedad… El coro, sublime.
DIES IRAE. Día de la ira será aquel en que el mundo será reducido a cenizas… Orquesta y coro; parte de coro y orquesta (cuerdas, bajo y órgano); orquesta (viento y percusión). La fuerza en toda su magnitud.
TUBA MIRUM. La terrible trompeta sonará donde haya muertos… Solistas, unos y todos; orquesta (violoncello, bajo y trombón tenor); orquesta (cuerdas y viento). Agasajo auditivo. Aplausos.
REX TREMENDAE. Oh Rey de terrible majestad… Coro, en partes y en su totalidad; orquesta (violoncello, bajo, órgano, violín I); orquesta (cuerdas, vientos y percusión).
RECORDARE. Acordaos, Jesús Piadoso… Solistas, una voz, dos voces, tres, cuatro. Unión espectacular. Que dominio y mesura de los cuatro.
CONFUTATIS. Arrojaos a los condenados… Todos los solistas. Sin palabras, embeleso total.
LACRIMOSA. Oh, día lleno de lágrimas… Un coro, con una participación tal y como su nombre: Monumental.
DOMINE JESU CHRISTE… Señor Jesucristo, Rey de Gloria, librad las almas… Ensamble. coro, solistas y orquesta. Magnitud interpretativa.
HOSTIAS. Os ofrecemos señor oraciones y sacrificios de alabanza. Una paz musical y vocal rumbo al gran clímax.
SANTUS. Santo, Santo, Santo, es el señor… El coro ahora sí, con voces de ángeles.
BENEDICTUS. Bendito sea el que viene en nombre del Señor. Los solistas y el coro, simplemente señoriales.
AGNUS DEI-LUX AETERNA… Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo… Talento inconmensurable para un cierre que enchina la piel, que logra comunión personal. Un genio de la música y su obra en la máxima expresión de arte.
¡Réquiem… Glorioso!.. Punto, hasta aquí.

Reviva los momentos en nuestra galería fotográfica:

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.1260776330604075.1073742088.518331078181941&type=3

 

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. Morayma Gómez

    Carlos, gracias mil por este artículo, a nombre de todos mis compañeros del coro y de la orquesta sinfónica y el mío propio agradecemos tus palabras.Fue un honor compartir con gente tan talentosa este Réquiem. Es increíble ver el amor a la música de tantas personas para lograr un resultado tan magno e increíble que de la mano de un director como el maestro Raúl Garcia Velazquez,hace que estos grandes retos musicales se vuelvan una realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *