Oaxaca en Chihuahua: Un recorrido para los sentidos; en la capital hasta el 15 de julio

 

Carlos Urquidi G.

Chihuahua, Chih.- Recorrer uno a unos de los puestos que albergan la expo Oaxaca en Chihuahua resulta una experiencia sensorial única.
La vista, el oído, olfato, tacto y gusto alcanzan su máximo desarrollo al ver las telas y los bordados, escuchar las explicaciones, oler el mole o las semillas, tocar las texturas y saborear las nieves de garrafa.
Todo en un mismo espacio, la plaza 5 de febrero, ubicada en la Av. 20 de noviembre y Calle 20, exactamente enfrente de la peni vieja.
El sabor y la cultura de Oaxaca se hacen presentes desde el primer puesto, atendido amablemente por el señor Filiberto Olivera quien desde el pueblo mágico de Mitla, la cuna textil de Oaxaca ofrece bolsas, vestidos, guayaberas, caminos de mesa, todo tejido a mano o con telar.
Cada prenda rivaliza con la otra en cuanto a confección, belleza y colorido.
Del color pasamos al olor, enseguidita, Jesús Abraham Ruiz de forma amena explica la gran variedad de moles que van desde el negro, rojo, coloradito hasta el verde, igual que los mezcales con gusano, alacrán u horneado de pechuga.
En mole, Oaxaca no tiene rival y puede ser también con almendras, ajonjolí, pipián o adobado.
En ese puesto resaltan también los chapulines y los más de 40 sabores de cremas derivadas del mezcal, desde Etla, Oaxaca.
Igualmente ahí encontrará jugos orgánicos medicinales poseedores de grandes propiedades curativas.
Tercer lugar y llegamos a otro agasajo para el paladar más conocedor: Los dulces de Oaxaca.
Camote, biznagas, limón con coco, chilacayotes, plátano horneado, tarugos, piñón confitado, frutas secas, cocadas, piedras de chocolate y algo maravilloso, semillas como botana ya sea con sal y limón que van desde ajonjolí, hasta lentejas, sí, leyó bien, lentejas.
No podía faltar hacer una parada en otra de las delicias, la nieve de garrafa.
El joven Armando Rogelio Martínez explica de forma contundente el proceso para realizar una garrafa de nieve, lo que le lleva de 2 a 3 horas, dependiendo el calor, iniciando el proceso a las seis de la mañana para tenerla lista a las 10 y empezar a convencer a todos con sus sabores que distan mucho de los tradicionales, así usted encontrará: Pétalos de rosa, tuna, guanábana, nanche, chamoyadas, beso de ángel, maracuyá, de tequila o mezcal.
La piel no podía faltar y desde el Istmo, una de las 8 regiones en que se divide Oaxaca, llega convertida de forma genial en chamarras, guaraches, bolsas de mano, carteras para caballero, cinturones.
El recorrido va apenas a la mitad y es imprescindible hacer pausa y detenerse para tranquilamente saborear una de las delicias culinarias por excelencia del estado visitante: Los tamales oaxaqueños que tradicionalmente van envueltos en hoja de plátano.
Pídalos de rojo, verde o de rajas con queso,
En ningún país existe tanta diversidad de tamales (del náhuatl tamalli, que significa envuelto) como en México. Cada región y estado tiene ciertos tipos de tamales, tantos que su variedad se calcula entre 500 y 5,000 en todo el país.
Así, la expo-venta Oaxaca en Chihuahua, permanecerá en la ciudad hasta el próximo 15 de julio albergando la rica composición multicultural del estado donde conviven más de 16 grupos étnicos que se convierte en un crisol de etnias y culturas.
Oaxaca en Chihuahua está abierto de lunes a domingo de 10 de la mañana a 10 de la noche hasta el en la plaza que ubica sobre 20 de Noviembre e Ignacio Ramírez, frente a la vieja penitenciaria del estado.
No se la pierda y apoye nuestras culturas y a nuestros artesanos. Punto, hasta aquí.

Lentejas como botana, con sal y limón…

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *