Espléndido inicio de celebración en Casa Chihuahua con la exposición “Mar-Al-Fil: una estética de oriente”

Carlos Urquidi G.

Fotos: Manuel Martínez

Chihuahua, Chih.- El Museo Casa Chihuahua Centro de Patrimonio Cultural inició oficialmente los festejos de su noveno aniversario de creación con la espléndida exposición de arte-objeto “Mar-Al-Fil: una estética de oriente” que muestra una tradición milenaria desarrollada principalmente en China y Japón.
La colección “Mar-Al-Fil: una estética de oriente” atrapa desde la entrada a la sala con la impactante pieza ‘Coronación’ que marca el cambio de postura ante la salvaguarda de especies en peligro de extinción ya que, el comercio del marfil fue prohibido por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) de la cual México es miembro desde julio de 1991.
En referente al tema, la directora de casa Chihuahua, María Isabel Sen Venero fue franca y directa al comentar que, ‘‘Estas piezas reflejan el arte en todo su esplendor, han sido realizadas con prácticas que pertenecen al pasado y son simplemente únicas. No es posible continuar con la talla del marfil a costa de la supervivencia de una especie animal, es por esto que se debe dar especial cuidado a las piezas ya existentes, con la misión de crear conciencia en la situación que vive la población de elefantes en todo el mundo, pero principalmente en África’’.
En la inauguración de la exposición acompañaron a la directora del museo, el director del Instituto Chihuahuense de la Cultura, Sergio Reaza Escárcega; el secretario Ejecutivo del Fideicomiso CCH, Salvador Miranda Duarte; la representante de Promotora de Cultura A.C., Luisa Ricaud de Cano; la representante de la Secretaria de Hacienda y Crédito Publico, Soledad Sotelo Belmontes y el director del Instituto de Cultura del Municipio, Alberto Ávila Cisneros.
Además se agradeció la presencia de la directora de Casa Redonda, Tita Delgado y del representante del Centro de Estudios Históricos y Sociales de la UACJ, Dizán Vázquez.
Tras su conversión en museo, el 17 de noviembre de 2006, Casa Chihuahua ha sido visitada por 750 mil personas; se han realizado 100 montajes, 20% de ellos con producción chihuahuenses; se han llevado a cabo 1500 eventos entre talleres, representaciones artísticas y sus ya clásicos, ‘Jueves de puertas abiertas’, todo, bajo la coordinación de un equipo de 30 personas.
La colección se encuentra en depósito de la SHCP.
Los otrora defensas de elefante fueron convertidos en bellísimas y detalladas piezas que recrean de forma sublime figuras de animales, plantas, paisajes y personas, con un acabado cuidado al máximo detalle.
La demanda de tallas en marfil vio su apogeo desde mediados del siglo XV hasta principios del siglo XX, elevando el arte artesanal a nivel de industria, dando por resultado la aparición de artesanos de calidad excepcional.
El valor de la colección no solo resalta en su elaboración y antigüedad, sino en sí misma, que marca un antes y un después en el cuidado de la vida silvestre, que aunque se han obtenido importantes logros en su conservación y respeto, actualmente, dado el comercio ilegal, ‘Cada día matan aproximadamente a cien elefantes africanos para la obtención de sus colmillos. La población de elefantes ha disminuido notoriamente ya que actualmente existen cerca de medio millón de ejemplares, cuando en 1980 existían más de un millón doscientos mil’.
Y, ‘El tráfico ilegal del marfil a nivel mundial se ha triplicado en la última década y, de acuerdo a la WCS (Conservación de la Vida Silvestre)’.
“Mar-Al-Fil: una estética de oriente” permanecerá en exhibición hasta el ocho de febrero de 2016, una colección que vale la pena verla, y darse cuenta de un antes y un después en la vida y costumbres. Punto, hasta aquí.

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *