El extraño y divertido regreso de Mi Banda El Mexicano

Carlos Urquidi G.
Fotografías: Alberto Torres

Chihuahua, Chih.- La agrupación Mi Banda El Mexicano que se popularizara en plena ola grupera con el tema “No bailes de caballito” convertido también en popular baile y película, regresó a la escena chihuahuense, en la clausura del Paleque de la Expo Ganadera para ofrecer un extraño espectáculo que arrancón con una interminable introducción y con Casimiro paseando por el redondel posando para las selfies.
Los creadores de éxitos salieron del bache y convirtieron el Palenque en una fiesta donde los protagonistas fueron los asistentes: dos que bailaron “La bota” y todos que corearon “Ma Me Mi Mo Mu” y todos los que aplaudieron “No bailes de caballito” y la clásica “Ramito de violetas”, además de “Mary la Orgullosa” y “Mambo Lupita”.
La banda que apareció a inicios de los 70’s con miras a convertirse en rockeros pero que consiguieron la fama años después con tecnocumbia y quebradita convenció a todos y cada uno de los asistentes, que aunque no muchos, no les importaron ni las fallas técnicas ni la secuencia en rolas.
Sobre su ausencia en el estado, en particular, dicen, “hay lugares que se visitan más que otros, aquí si duramos en venir, no se había dado la oportunidad de visitar”.
Y en general, “Los representantes de esa época nomas se sentaban en su escritorio a vender el grupo y procuraban vender una fecha en Cancún, otra en Tijuana, o sea no era una gira organizada de trabajo, ese era el sistema que usaban y ahora, nosotros ya estamos dedicados a organizarnos y nuestro nuevo representante está enfocado en ello también”.
Casimiro Zamudio, guitarra y primer voz y Pancho Vidriales, bajo eléctrico, tienen ya 46 años juntos y siguen pasándose la batuta, “nosotros hemos trabajado ya mucho tiempo juntos, pero como ustedes sabrán todo tiene un límite, y es lógico y estamos conscientes que el final se dará, pero aun no estamos cansados ni nos vamos a cansar nunca”.
Pancho rememora, “Mi Banda El Mexicano es del 74, ya tenemos 46 años Casimiro y yo de trabajar juntos, somos los originales, pegamos del 90 al 2000 muy fuerte y ahorita 20 años después seguimos pegando gracias al público y aquí estamos con ustedes que es lo más importante”.
Sobre el grabar con otros grupos, situación tan de moda hoy en día, Casimiro lo dice directo, “lo que sucede no ven lo que hay detrás de las participaciones, yo todas las veces que he firmado un contrato, nunca hemos salido favorecidos”.
Y revela, “cuando Musart nos dio la carta de retiro en el contrato decía que no podíamos regrabar en 20 años los temas del grupo, entonces terminamos con Musart en el 2000 y apenas nos estamos liberando de esa cláusula y ahora se han acercado otras empresas a querer hacer participaciones pero el artista siempre se va a llevar el aplauso, nunca se va a llevar el dinero”.
A los jóvenes que inician en esta carrera, les dicen, “esta carrera es difícil, está llena de pantanos, hay muchos cantos de sirenas, muchas drogas, alcohol, sexo, entonces la responsabilidad es decirle no a todas esas tentaciones, deben pensar cuando una cosa está bien y cuando está mal y que piensen en qué dirían sus papás de las cosas que están haciendo”.
Y hablando de jóvenes, la banda trae sangre nueva, el hijo de Casimiro, Alan, es parte ya y dice, “quería ver el trabajo de mi papá desde otra perspectiva y aquí ando aprendiendo para que cuando sea prudente me suelte más las riendas del grupo”. Punto, hasta aquí.

Pancho
Casimiro

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *