Depresión y suicidio: casos de famosos prenden la alerta mundial

 

La diseñadora Kate Spade; la hermana de la reina Máxima de Holanda, Inés Zoreguieta y el chef Anthony Bourdain marcaron una semana con su muerte: Las tres reconocidas personalidades se suicidaron. Las tres personas sufrían de depresión.

esucesos / especial / agencias

México- El pasado martes 5 de junio el mundo de la moda se estremeció tras darse a conocer la muerte de La diseñadora Kate Spade, de 55 años, su cuerpo fue encontrado en su apartamento de Nueva York.
Dos días después, el 7 de junio, Inés Zoreguieta, hermana menor de la reina Máxima de Holanda fue encontrada muerta en su apartamento de Buenos Aires. Tenía 33 años.
El asombro seguía en las altas esferas y creció un día después, el viernes 8 de junio, al darse a conocer que el famoso chef Anthony Bourdain, quien saltó a la fama con su libro “Kitchen Confidential”, había sido hallado sin vida en su habitación del hotel en Kayserberg, en la provincia de Alsacia, Francia. Tenía 61 años
Las tres reconocidas personalidades se suicidaron. Las tres personas sufrían de depresión.
Según reportes de medios internacionales, Kate Spade había estado luchando contra la depresión severa y la ansiedad en los últimos seis años y recibía ayuda profesional para superarla. Sin embargo, todo indica que había problemas en su vida personal, el más importante de los cuales era la separación de su esposo Andy Spade, su fiel compañero durante 24 años, quien se había marchado de la casa hacia 10 meses.
En el apartamento de Inés Zorreguieta se encontraron algunos escritos que, según fuentes policiales, daban cuenta del estado de crisis anímica que atravesaba aunque no dejó escrita ninguna carta de despedida, tenía “problemas de depresión”.
La menor de los hermanos Zorreguieta fue internada en una clínica en 2012 aquejada de un cuadro depresivo derivado, según algunas fuentes, de la anorexia que sufría, aunque oficialmente nunca se confirmó que padeciera ese síndrome. Algunas revistas argentinas también han hablado de lo mucho que le afectó su última ruptura sentimental.
En 2008 Inés se graduó en Psicología Social en la Universidad de Belgrano, con un promedio de 9,50. El tema de la tesis reveló una de los problemas que la aquejaba bajo el título “Diferencias de género en el suicidio y conductas vinculadas”.
La causa de la muerte del famoso chef y presentador de CNN Anthony Bourdain fue revelada este sábado 9 por el fiscal de Colmar, en la región francesa de Alsacia, Christian de Rocquigny, quien informó que Bourdain se ahorcó en el baño de su habitación de hotel en Francia, utilizando para ello el cinturón de su bata de baño.
Por ser figuras mediáticas, y asociar su muerte a la depresión, el tema ha inundado las noticias y retomando un tema al que nadie le pone la atención real que se merece: Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) hay 800.000 suicidios en el mundo al año y en los últimos 45 años la tasa ha aumentado 65 por ciento. Los cálculos de la OMS indican que para 2030 la depresión, a la cual se asocia la conducta suicida, será la condición con mayor carga de enfermedad.
En el diario The New York Times familiares de víctimas del suicidio publicaron historias de sus deudos y personas que vencieron la depresión alentaron a los que tienen conductas suicidas a pedir ayuda. “La depresión viene de diferentes lugares pero es la misma oscuridad”, “por encima de todo recuerde que la depresión es una mentirosa”, “usted es amado, valioso, por favor, busque ayuda”, “esa noche llamé a una línea de prevención de suicidio, busqué apoyo y eso me salvó”, fueron algunos de los comentarios.
Los fallecimientos, además de asombro, generaron una gran preocupación que llevó a muchos a preguntarse qué está pasando. La respuesta es que estas trágicas muertes son un reflejo del aumento global de los casos de suicidio, un fenómeno que ocurre en todas partes del mundo y cuyas víctimas son hombres y mujeres de todas las edades.
Los expertos no saben a ciencia cierta la razón detrás de ese incremento, aunque la conducta suicida está asociada a padecer la depresión, no siempre la depresión está atada al suicidio. En Estados Unidos más de la mitad de las personas que muere por suicidio no tenían una condición mental en el momento de su muerte.
La lección que dejan estas muertes para la población en general es que busque apoyo pues siempre habrá alguien para ayudarlos. Es importante que todos reconozcan que a veces necesitan sostén, ya sea físico o emocional. “Cuando alguien se fractura, hay un dolor momentáneo y una reducción de capacidad motriz, pero usamos férulas y muletas como soporte temporal para superar la incapacidad”, en las crisis mentales, que aparecen cuando una situación supera las herramientas que tiene el individuo para soportarla, la muleta es el apoyo profesional y familiar, “Eso es lo que ayuda a contenerlo mientras está débil”.

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. Ana Margarita Gonzalez Sanchez

    Cuanta razón encierran estas palabras. La depresión muchas veces es el resultado de luchar sin descanso por en ajar en una sociedad indiferente a ciertos males, el suicidio no es un acto de cobarde escape, como alguien alguna vez lo ha dicho, es el resultado de una extenuante y larga lucha que llega a tornarse insostenible para la persona enferma. Excelente artículo ojalá impulse a muchos a ser más comprensivos y a muchísimos a buscar apoyo profesional sin vergüenza ni miedo al estima y al rechazo de una “sociedad” llena de tontos prejuicios, fría e indiferente al dolor y soledad ajeno. #NOALESTIGMA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *