Danzan y piden a Onorúame-Eyerúame

Chihuahua, Chih.- Ayer domingo en la Plaza del Ángel, cerca de 400 integrantes de 16 comunidades indígenas existentes en la capital del estado dieron inicio a la tradicional Semana Santa Rarámuri (Norirwachi) ejecutando la tradicional danza de los pintos y fariseos.
De acuerdo a la tradición Rarámuri, la Norirwachi inicia el Domingo de Ramos con la bendición de las palmas y culmina el Domingo de Resurrección, con la quema del Judas y coincide también con el inicio de un nuevo ciclo agrícola.
Los trajes típicos y las danzas al compás de flautas y tambores, representaron a los pintos y los fariseos, que simboliza la lucha entre el bien y el mal.
A partir del triunfo del bien sobre el mal (representado por la muerte del Judas) las comunidades Rarámuri, tanto en la sierra como en las ciudades, hacen peticiones de salud, buenas cosechas y lluvia a Onorúame-Eyerúame (dios padre y madre).
La gobernadora tradicional de la comunidad Pájaro Azul, María del Refugio Romero, dijo que la celebración es para “agradecer la vida a Dios. Lo hacemos porque no queremos olvidar nuestras costumbres. Bailamos porque es nuestro sacrificio para Dios”.
La Comisión Estatal para los Pueblos Indígenas (Coepi) del Gobierno del Estado de Chihuahua, informó que se organizó esta presentación como parte de la estrategia para preservar las tradiciones indígenas en los contextos urbanos.

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *