Corriendo bajo la lluvia tras Tania… en Libertad

Carlos Urquidi G.

Chihuahua, Chih.- Un aguacero azotaba la ciudad, el reloj marcaba casi las ocho de la noche, en las inmediaciones del Teatro de los Héroes la gente corría para guarecerse de la lluvia en general, pero en particular para no llegar tarde a la cita, una cita con canciones mexicanas, de autor, comprometidas.
Hubo tiempo para todo, la tertulia musical comenzó pasadas las 8:20 de la noche, 8:23 exactamente, con el tema de Tomás Méndez, convertido ya en un clásico del cancionero mexicano: “Cucurrucucú paloma”.
El final de la canción se logró de forma magistral y ella demostró su voz.
La cantante peruana, nacionalizada mexicana, Tania Libertad se unió a la celebración del 25 aniversario de creación de la Orquesta Filarmónica del Estado de Chihuahua, OFECH, ofreciendo juntos el pasado viernes, un magno concierto que se convirtió en un suceso a teatro lleno.
Ella vestida de forma sencilla, platicadora, amable, incitando al público a cantar y aplaudir, “no se inhiban, canten y aplaudan conmigo”.
El público se dividió: entre los que disfrutan el objetivo de la música, de despertar emociones a flor de piel, y los que se asombraban ante ese rompimiento de un mal entendido protocolo, pero “Gracias a la vida”, se impusieron los primeros y la comunión entre artista y público se hizo presente.
“Buenas noches Chihuahua, tenemos este reencuentro y me encanta que sea en esta ocasión de que estamos celebrando los 25 años de la Orquesta Filarmónica del Estado de Chihuahua, un gran aplauso para esta gran orquesta dirigida por el maestro Armando Pesqueira, gracias Armando. Gracias a ustedes que vinieron a este gran abrazo después de tantos años, hoy recordé que vine cuando recién se había inaugurado este teatro”.
Armando Pesqueira, próximo a dejar la dirección de la OFECH, se veía gozoso, extasiado y demostrando su nivel artístico al máximo nivel.
Tania cantó, “Mi amor por ti”.
La soprano habló de sus reuniones con Gabriel García Márquez, de cómo aprendió a cantar rancheras con Lucha Villa, de la bolsita para cargar el monitor y de muchas cosas más, “esta bolsita me la inventé yo porque luego te lo ponen acá (en la espalda) y no tienes control, yo soy controladora, les di la explicación por si ven a otros artistas con esta bolsita les digan que yo la inventé”.
Infaltable, “Gracias a la vida” en su versión sinfónica.
Un conato de aplausos, tímido, que ella hace crecer, “pueden aplaudir si quieren”.
Otro punto para los que en verdad gozan un concierto de tal talla.
Los integrantes descansan para dar paso al ensamble musical de la artista conformado por cuatro excelentes músicos y coros.
“En este homenaje hemos preparado también otras canciones en formato más chiquito, vamos a hacerlas y luego regresamos con la orquesta”, dijo.
Interpreta “Nube viajera” dedicada a Gabriel García Márquez, “esta canción este bolero era el que más le gustaba”.
Atrás, dos jóvenes integrantes de la orquesta se hacen arrumacos, ella le acaricia la nuca, la oreja, él disfruta los cariñitos mientras Tania canta, “detén tu vuelo y vuelve a casa nube viajera”…
Luego “Vámonos” de José Alfredo Jiménez.
La noche apenas comenzaba y nadie pensaba en irse.
Y también “Fallaste corazón”, de Cuco Sánchez, “aplausos para Lucha Villa, un gran estilo para cantar las rancheras y vámonos sin anestesia con” una de Joaquín Sabina, “Cerrado por derribo”.
Tania Libertad corrió y recorrió todos los temas que avalan sus más de cinco décadas en los escenarios, desde “Cielo Rojo”, “Honrar la vida”, “Por debajo de la mesa”, “Te quiero”, “Concierto para una sola voz”, “Fina estampa” y hasta “Alfonsina y el mar”.
Hubo más y más, más canciones, más charlas, más aplausos en dos horas de concierto, mientras en el lobby preparaban las mesas, los bocadillos y los vinos para cerrar esa noche de Tania, de Pesqueira, de la OFECH, de todos y cada uno en libertad creativa… Punto, hasta aquí.

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *