Chihuahuense da al mundo un reto viral aleccionador y ¡El #CacheChallengue divide opiniones!

 

 

Carlos Urquidi G.

Chihuahua, Chih.- Cada día el pan nuestro de cada día en las redes sociales son los retos o ‘challenges’, ideas creadas exprofeso para llamar la atención y poner de moda una canción, un personaje: La mayoría surgen con la idea de divertir, pocos con la idea de ayudar o conciencia social, uno de ellos, el “Ice Bucket Challenge”, lanzado hace dos años por un grupo de personajes famosos, intentó concientizar sobre la enfermedad llamada esclerosis lateral amiotrófica (ELA, o ALS por sus siglas en inglés), aunque logró grandes donativos, terminó en un desperdicio de agua y olvidando la idea que original que consistía en hacer una donación, el reto se convirtió en fenómeno, rebasando los mil millones de reproducciones, superando con ello a su antecesor, el Harlem Shake.
Muchos han llegado y han terminado, otros se han salido de control, como el de tomarse la selfie en peligro o el de lanzarse agua caliente, con funestas consecuencias.
Actualmente el mundo enloquece con el “Kiki Challengue” y su versión mexicanizada “La Chona Challengue”, siendo el reto de bailar una sonsa coreografía con el auto en marcha a un lado… Ahora es un problema de seguridad vial global.
En Estados Unidos ya es motivo de multa y cárcel; la policía de Mumbai publicó un tweet de advertencia que dice: No solo es un riesgo para ti, sino también tu acto puede poner en peligro la vida de otros. ¡Desiste o enfréntate!
Muchos “famosos” se han unido al bailecito con el auto en movimiento… solo por ganar likes.
Por todo lo anterior, un chihuahuense sin pensarlo, ni planearlo, mientras fumaba tranquilamente se dio cuenta que el callejón atrás de su centro de trabajo se convertía a diario en un muladar, así que decidió ponerse a juntar la basura, mientras otro amigo lo grababa.
El mensaje inicial es franco y directo, “Hola me llamo Alejandro, dejen de hacer sus pinches retos pendejos de andar tirando agua, de estar bailando enseguida de un pinche carro, voy a hacer esto, en esta bolsa voy a recoger la basura, ojala y cada quien agarre conciencia, compartan”.
Alejandro Iván Sánchez Aguilar, su nombre completo, sigue diciendo a la cámara, “Esto es lo que puede hacer uno en 8 o 9 minutos”.
La cámara lo sigue mientras va llenando su bolsa con la basura de la calle y mostrando lo que encuentra, “Miren ya se llenó y no llevamos ni cinco minutos, dos bolsas por cada persona, yo lo voy a volver a hacer”.
El video y el franco reto llamado “Cache Challenge” fue subido al Facebook de Alejandro Iván y llevaba hasta este domingo a las ocho de la noche ya casi 4 millones de reproducciones, miles de mensajes e increíblemente, muchos han aceptado el reto y le han enviado el video en el que recogen la basura a su alrededor.
Los mensajes son de la ciudad, el estado y de varias partes del mundo y muchos han aceptado el desafío.
Alejandro Iván no es una celebridad, no es un influencer, no es un socialité, no, es simplemente un hombre que en menos de 1 minuto, 43 segundos le dijo a los usuarios de redes sociales que hay cosas más interesantes qué hacer y publicar, empezando con poner ejemplo sobre un problema que crece a pasos agigantados y que está a punto de rebasarnos.
Él mismo responde, “Empezó así, salí a fumar y me encontré una bolsa y estaba viendo el reto ese de La Chona y de ahí le pedí a un compañero de trabajo que me grabara”.
En el último estudio de Naciones Unidas por el Medio Ambiente se revela que ya casi no hay lugar limpio en el planeta: hay basura en los casquetes polares, los océanos profundos y las montañas más altas.
La generación de residuos sólidos urbanos alcanzó la cifra de casi 541.000 toneladas.
En México se producen unas 117.000 toneladas de residuos diarios y datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), solo 46 de cada 100 hogares mexicanos reciclan y separan su basura.
La basura provocada por el ser humano es ya un problema grave que genera un gran impacto de contaminación sobre los recursos naturales, los ecosistemas, la salud y la calidad del ambiente.
¿Pero sabe Alejandro Iván Sánchez Aguilar el alcance de su propuesta?
“No salió de mi para hacer algo viral o para hacer algo de famosos, no, dije, retaré a los del trabajo, a mis amigos, si se fijan en el primer post reté a puros amigos”.
La entrevista se lleva a cabo en su lugar de trabajo, La Casa Cervecera Bolívar, mientras fuma y se toma una jarra de limonada, cuenta, “De repente me di cuenta que sí era un chorro de basura, de hecho saqué un costal y mi amigo el que me grabó al darse cuenta me dijo que me ayudaba, y sacó otro costal y limpiamos todo el callejón”.
“Hay muchos comentarios buenos, son los más, pero también hay malos es lo que me saca de onda”.
El video creció de forma increíble en vistas, pero… No todo fue aleccionador, muchos de los comentarios recibidos fueron para atacar al creador y su propuesta, “Es lo que se me hace una mamaba, vieron más lo negativo”.
Increíblemente son más los mexicanos los que lo criticaron y atacaron, “Me han llegados videos de Perú, de Colombia, de Argentina, España, Estados Unidos, hubo un bato mexicano en Nueva York que me dijo que siguió el reto allá y sus amigos recogieron basura, me mandó su foto”.
“La verdad nunca pensé en las reproducciones, pero cuando revisé llevaba ya llevaba 4 millones, y eso está chido”.
Alejandro Iván no se defiende de las críticas, solo responde a su estilo franco y directo, ya que muchos de los comentarios fueron directos al resaltar que fuma, “Tampoco soy un santo, soy una persona cualquiera, trabajo y todo eso, pero si veo la basura la recojo, no hace daño. Muchos criticaron que salgo fumando y que contamino más, pero es un vicio o sea la colilla contamina también, pero la tiro en su lugar”.
“Sí fumo, pero más de lo que tiro, recojo”.
Su idea es invitar a hacer algo productivo.
Recuerda una anécdota, “Venía caminado por el centro al pasar por el centro vi un bote tirado, lo vi de lejos y vi pasar a mucha gente y nadie lo recogió, no me costó nada levantarlo”.
Pero sí trae la cultura de no tirar basura o nomas fue por el momento, su respuesta es seca, raro en él pues habla mucho, “Sí”.
Pero riendo cuenta que su madre le comentó que muy padre la idea, pero le recordó que antes no recogía su cuarto.
Ya es viral, ya se lanzó el mensaje ¿Qué sigue?
“Tengo muchos comentarios y a todos trato de responderles, unos sí me caen mal y les respondo como soy, pero porque ya me hartaron, en vez de ver lo bueno ven lo malo, mucha gente me dice que lo hice para hacerme viral o ganar likes, pero nel, yo lo hice para retar a mis compas, y hasta ahorita mis amigos lo han hecho y han surgido propuestas nuevas, como irnos a la presa a limpiar”.
Y fueron uno de esos amigos el que le puso el #CacheChallengue, “Eso lo puso Kilo, porque me dicen Cache, por cachetón”.
Víctor Armendáriz, mejor conocido Kilo Ingobernable, es un empresario y emprendedor chihuahuense comprometido con causas sociales.
Más limonada y otro cigarro, mientras una mesera le recuerda que está en horas de trabajo en casa Cervecera Bolívar, ahí labora desde hace 17 años, y es cuando sale el tema, pues hasta en su trabajo trata de hacer algo, “Hay muchas personas que no están acostumbrados a que les lleves la bebida sin popote, les dije hace como dos meses a los demás empleados, en cotorreo, que respondieran que no, que se mueren las tortugas y la gente lo ha aceptado de buena manera, otros lo piden y pues se les da el popote. La gente sí se queda pensando de que hay razón”.
Recoger la basura de otros, le comentan, “Muchos me dijeron que eso lo hacen a diario, sí, muy bien, pero lo hacen en su casa o en su negocio, pero el chiste es salir a otra parte, sal al parque y hazlo. Muchos me dijeron que usara guantes pero fue espontáneo si lo hubiera pensado hasta mascarilla hubiera usado”.
A la gente le llama la atención lo viral.
El #CacheChallengue enfrentó también a Alejandro Iván a la redes sociales en su más pura expresión masiva, mira a su alrededor, piensa y responde, “El primer día me llegaron 400 solicitudes de amistad, al día siguiente tenía 1900, y ya con cuatro o cinco personas que lo hagan me conformo. Ya hay como 40 video de gente que lo está haciendo y me etiquetan, la mayoría son de chavitos que lo están haciendo”.
“Mi esposa fue la primera que supo del video y me dijo que chido y nos pusimos a verlo, me dijo que ya llevaba 10 mil reproducciones, de repente me manda decir que ya van 900 mil”.
A la gente le llama la atención lo viral y le entran al tren del mame hasta sea nomas por criticar, sin aportar nada.
Comentarios de clasismo:
“Hay personas que me preguntan mi edad y luego dicen que ya madure, que me comporte de acuerdo a ella (Tiene 35 años), igual dicen que me corte mi pelito, quítate la cadena del pantalón, vístete bien, pero así soy”.
Comentarios de discriminación:
“Hasta los tatuajes me criticaron, yo respondí que con tatuajes o sin tatuajes puedes hacerlo, eso me lo dijo un señor que tiene dos niños en los brazos”.
Dueño de una personalidad directa, su respuesta fue igual de directa: Señor por véala así, son dos ejemplos. Uno, recoja basura; dos, dígale a sus niños que no fumen porque se van a ver como yo.
Sus respuestas son igual de sorprendentes, creando interacción con quienes le responden en el video, “Muchos me dijeron que ahora deberíamos hacer un reto para enseñar a la gente a no tirar basura y no, eso te lo ponen desde la familia, ahí te dicen recoge eso, porque lo tiraste, allá está el bote”.
“Mi video es una cosa que hice afuera de mi casa, ahora también debo reforzarlas adentro, mi hermano vio el video y me mandó otro en el cual se le ve arreglando el patio y lo está dejando chidote, con dos tres mentes que cambies es suficiente, además no tienes que hacerlo todo el día, tampoco yo lo aplico todo el día y mucho antes del video me ha tocado ver personas que tiran basura y sí les digo que no lo hagan, eso me ha creado problemas”.
Pero también le ha traído experiencias buenas: Cada vez que me dan el boleto del vivebús hago con él un barquito y se lo dejo a la señora y se lo dejaba en donde ponen el candado y un día me preguntó que si yo era el que le hacía los barquitos y me pidió que se los pusiera en otro lado, porque los está juntando, los tomaba como un regalo, no como basura.
Alejandro Iván Sánchez Aguilar es un ser humano como usted o como yo, con su propio estilo y personalidad y con una idea que propone hacer algo bueno por él, por usted, por todos.
La historia del #CacheChallengue no tuvo un final feliz en cuanto al video original, la red social Facebook decidió eliminarlo, hoy lunes.
Sí usted fue quien lo reportó por las palabras usadas o si a usted no le pareció, le informamos que ya la gente se apoderó de YouTube y han subido su propio #CacheChallengue. Más retos así por favor. Punto, hasta aquí.

Aquí el video original:

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *