Calendario: “El maíz que tenemos”, mes a mes

 

Chihuahua, Chih.- El pasado jueves se presentó en el Museo Universitario Quinta Gameros el calendario “El maíz que tenemos”, un proyecto que nació a partir de una investigación realizada en las comunidades de Choréachi (Pino Gordo) y Coloradas de la Virgen, ubicadas en el municipio de Guadalupe y Calvo.
El calendario, realizado con el financiamiento del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC), forma parte del programa de “Conservación Biocultural” que Alianza Sierra Madre A.C., trabaja en conjunto con las y los habitantes de Choréachi y Coloradas de la Virgen, que se enfoca en actividades y estrategias en las que los aspectos de la cultura indígena y la diversidad biológica van de la mano, priorizando el conocimiento tradicional como parte sustantiva de las prácticas de conservación.
La presentación del calendario estuvo a cargo del líder indígena de Choréachi, Prudencio Ramos Ramos; el presidente de bienes comunales de Coloradas de la Virgen, Julián Carrillo Martínez; la directora de Alianza Sierra Madre AC, Isela González Díaz y el representante del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC), Miguel Ángel Balderrama Burciaga.
Como moderadora fungió Georgina Gaona.
El proyecto fue ideado para que primero las mismas comunidades conocieran los tipos de semilla de maíz que existen en sus regiones, así como los usos materiales y culturales que tienen. A partir de esto, las y los habitantes de estos dos pueblos originarios de la Sierra Tarahumara identificaron cinco variedades nativas de maíz: colorado, amarillo, azul, blanco y pinto.
Julián Carrillo explicó que en los talleres realizados en las comunidades, se comentaba no sólo los usos materiales del maíz (tortillas, atole, pinole), sino espirituales, pues las semillas son parte fundamental de la cosmovisión rarámuri. De ahí la importancia del proyecto para la conservación biocultural indígena, para “que no se nos olvidaran, que no se nos perdieran las semillas que nos dejaron nuestros abuelos”, comentó el líder indígena de Coloradas de la Virgen.
El líder rarámuri de Choréachi, Prudencio Ramos Ramos, dijo que el maíz que se siembra en esa región es un “maíz antiguo, que nos dejaron nuestros tatarabuelos” y también es usado ancestralmente por los médicos tradicionales para curar enfermedades.
La antropóloga y directora de Alianza Sierra Madre A.C., Isela González Díaz, señaló que en años anteriores, “Cuando las condiciones de seguridad lo permitieron, podíamos desarrollar hasta tres proyectos (como este) en un año con participación directa en las comunidades”, pero desde hace tres años ha disminuido considerablemente la capacidad para implementarlos.
“Los compañeros de Choréachi y Coloradas de la Virgen continúan sacando estos proyectos en un contexto de violencia y agresiones que han sufrido de manera tan exacerbada”, señaló la antropóloga y recordó que hace menos de un mes, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas provisionales colectivas para la comunidad de Choréachi, debido al grave contexto de violencia que se vive en esa comunidad, “A pesar de eso, aquí están y cuentan sus palabras”, finalizó.

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *