Testimonio: Mi nombre es Margarita y tengo Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Tras leer nuestra nota “Depresión y suicidio: casos de famosos prenden la alerta mundial”, una mujer chihuahuense se acercó a nosotros para contar su historia y la campaña que acaba de emprender para visibilizar su caso y el de muchos que padecen TDAH. Aquí su testimonio.

esucesos / especial

Chihuahua, Chih.- Mi nombre es Ana Margarita González Sánchez, tengo 48 años y padezco Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, TDAH.
Soy de Chihuahua hace un año fui diagnosticada con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, TDAH .
Tuve un diagnóstico tardío por desconocimiento del tema a principios de los 70, porque en las niñas no se detecta tan fácilmente en la infancia pues no somos tan “desastrosas” como los niños sino que tendemos a buscar mantener un bajo perfil y pasar desapercibidas. Desarrollé depresión, ansiedad y ataques de pánico.
Normalmente es una enfermedad que empieza a mostrarse a partir de los siete años, en la edad adulta que es cuando las responsabilidades aumentan por el trabajo, la familia y todo lo que conlleva la vida de un adulto y a pesar de haber llevado una niñez que pudimos manejar con relativa facilidad y sin problemas (ya que a veces nos ayuda el tener alguna habilidad que no tiene nada que ver con el trastorno totalmente independiente a él como en mi caso un coeficiente intelectual un poco mayor que el promedio me ayudó a nunca reprobado una materia y a pasar de grado en grado con un promedio mínimo de ocho. A pesar de que yo realmente en las aulas estaba ausente mentalmente siempre pensando en otras cosas o simplemente en nada).
Al aumentar las responsabilidades y la complejidad de vida que enfrenta un adulto nos es imposible mantener el ritmo, tendemos a ser perfeccionistas, vivimos continuamente estresados y angustiados porque vemos que a pesar de que ponemos todo nuestro esfuerzo somos incapaces de mantener un orden, una organización y contener nuestra impulsividad , tomamos decisiones sin pensar, a veces reaccionamos agresivamente, respondemos agresivamente no porque no me moleste la persona que tengamos enfrente sino porque realmente estamos molestos con nosotros mismos y sobrepasados por nuestra mente continuamente en movimiento.
Entre siquiatra, terapia y medicamentos gasto alrededor de 7 mil pesos mensuales.
Todo lo que gano en mi negocio va a eso y a veces no me alcanza, mis tarjetas de crédito están al tope por esta razón. Tengo cobertura, pero mi asegurado me acaba de rechazar mi petición de reembolso, llevo más de 40 mil pesos y sería más pero apenas en diciembre comencé a solicitar factura de los medicamentos pues desconocía que podía pedir al seguro un reembolso,
Investigando la situación pues sabía que en Europa la misma aseguradora cubre estos padecimientos encontré un documento en donde México forma parte de convenios internacionales para proteger a quienes padecemos este tipo de enfermedades mentales o neurobiológicas, vi que las aseguradoras privadas tienen la obligación de supeditarse a la Ley Nacional del país en el que están a pesar de que en sus cláusulas abiertamente dejen fuera la atención de estos tratamientos.
Me doy cuenta que la razón es que quienes lo padecemos y/o nuestros familiares se apenan de reconocer estos padecimientos Y por esa cuestión no reclaman, quiero hacer un cambio y lograr la inclusión y exigir nuestros derechos como usuarios de este tipo de aseguradoras privadas.
Para quienes padecemos este tipo de enfermedad, la enfermedad en sí misma tiene y genera una alta ansiedad, estrés y angustia por cuestiones de fallas de conexión de neurotransmisores, en el caso del TDAH debido a falta de dopamina y noradrenalina, ahora imaginé agregarle la angustia económica generada por el coste del tratamiento que tenemos que llevar de por vida.
Leyendo el artículo que menciono, que data del año 2007 aproximadamente, veo que toda esta cuestión está sustentada en leyes internacionales que nuestro mismo país ha firmado la iniciativa y en el que se indica que las aseguradoras privadas y públicas deben acatarse a estos convenios.
Las aseguradoras reconocen los padecimientos mentales, supuestamente dan apoyo, pero tardan mucho en remitirnos a un especialista y finalmente al no contar con los medicamentos adecuados, en mi caso Vyvanse, Brintellix y terapia conductual, siento que deberían de acatarse a estos convenios.
El estigma y la vergüenza que muchos tienen para aceptar padecer este tipo de enfermedades o trastornos son un obstáculo para recibir apoyo pues justo lo que pasa es que por una mal enfocada “vergüenza” las aseguradoras aprovechan porque no hay voces que reclamen y exijan un derecho legítimo para los asegurados.
Recientemente inicié una cruzada para animar a todos los que padecemos una enfermedad mental a que dejemos de temerle al estigma y rechazo y “salgamos del clóset” para hacer válidos nuestros derechos, también estoy en varios grupos de apoyo con personas que sufren este problema en la que muchos me han contactado de forma privada, así como amigos cercanos que yo desconocía que padecían el mismo problema.
Es necesario levantar la voz y exigir ser escuchados, dejar de escondernos y simular que no pasa nada.

EN DATOS

-El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos del neurodesarrollo más frecuentes. Habitualmente su diagnóstico se realiza en la niñez y a menudo dura hasta la adultez. Los niños con TDAH pueden tener problemas para prestar atención, controlar conductas impulsivas (pueden actuar sin pensar cuál será el resultado) o ser excesivamente activos.
-Los científicos estudian las causas y los factores de riesgo para intentar encontrar mejores maneras de manejar y reducir las probabilidades de que una persona tenga TDAH. Se desconocen las causas y los factores de riesgo del TDAH, pero investigaciones actuales muestran que la genética tiene un papel importante.
-En la mayoría de los casos, el TDAH se trata mejor utilizando una combinación de terapia conductual y medicamentos.
-A menudo, el TDAH dura hasta la adultez.

Aquí el enlace para leer un documento sobre las aseguradoras:

http://www.alconsumidor.org/articulos-download.phtml…

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *