Posted on
Ras Abu Aboud, Qatar, 22 de noviembre de 2022. Aspectos de aficionados mexicanos, durante el partido de primera fase del Grupo C de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 entre la Selección Nacional de México y la Selección de Polonia, celebrado en el estadio 974. Foto: Imago7/

Daniel Robles / Gaceta UNAM

México- Para disfrutar de la mejor manera el Mundial de futbol es importante moderar las expectativas sobre el desempeño que tendrá la selección mexicana con base en sus posibilidades reales de competitividad, consideró Carlos Alberto Vázquez, integrante del grupo de intervención en psicología de la Dirección General del Deporte Universitario.

En términos de salud emocional, el especialista en psicología del deporte destacó que lo más importante es que los aficionados o espectadores mantengan sus esperanzas apegadas a la realidad sobre el nivel competitivo del equipo, y en todo caso, establecer como uno de los principales objetivos el disfrutar los partidos sin dañar nuestra salud emocional y evitar caer en la frustración o en el enojo, que son sentimientos que generalmente se presentan cuando se desbordan las pasiones y los resultados no son los esperados.

Añadió que las expectativas son un mecanismo natural de defensa y supervivencia del ser humano y, en este caso, se pueden manejar en dos planos: el primero tiene que ver con el ámbito individual relacionado con las expectativas personales sobre lo que se espera como aficionado y como disfrutar mejor los partidos, incluida la planeación con los amigos, en el trabajo, con la familia, etcétera; en un segundo plano, esas esperanzas pudieran estar basadas en lo que puedan hacer terceras personas, como es el caso del desempeño de una selección nacional, en una situación sobre la que no se tiene control, pues en realidad no estará en nuestras manos si el equipo mexicano jugará bien, si saldrán inspirados, si tendrán un buen día o un mal partido.

“Crear una expectativa depositada en terceras personas nos puede llevar a la frustración y a una afectación directa de nuestra salud emocional, por lo que lo más importante es generar todas las expectativas posibles pero en las que uno tenga el control. Sea cual sea el resultado, el objetivo es pasarla bien, disfrutar el momento y el juego, no sólo de la selección mexicana, sino también de otros equipos, ver jugar a los mejores del mundo y el nivel de juego que se desarrolla”.

En términos de salud psicológica, comentó, lo más importante es fundar nuestras esperanzas apegadas al historial de resultados que se han obtenido en mundiales anteriores y con un seguimiento sensato del desempeño que ha tenido la escuadra nacional en su etapa de clasificación y preparación, lo cual ya es un primer indicativo para asumir criterios válidos y una actitud moderada o reservada, y más aún si se toma en cuenta el papel que ha tenido la selección mexicana en los últimos mundiales de futbol en donde se ha ubicado entre los lugares 10 y 15 de la clasificación final, en tanto que en el imaginario colectivo, la afición sigue esperanzada en que por fin México pueda avanzar al anhelado quinto partido.

De acuerdo con las estadísticas oficiales de la FIFA, la mejor clasificación que el equipo mexicano ha tenido fue en los mundiales de futbol que se realizaron en nuestro país en 1970 y 1986, ocupando en ambas competencias el sexto sitio, mientras que la peor participación se registró en el mundial de Argentina 78, en donde la escuadra mexicana ocupó el último puesto, 16 de 16 participantes.

Reiteró que para millones de aficionados siempre un mundial de futbol despertará pasiones, sueños e ilusiones, pero lo más sensato y sano es mantener dichas pasiones apegadas a la realidad deportiva, con lo cual se podrá disfrutar de la mejor manera la competencia sin dañar nuestra salud emocional y sin caer en la frustración o en el enojo.

El especialista de la Dirección General del Deporte Universitario recomendó que al momento de organizar nuestro itinerario o agenda de aficionados sobre dónde veremos los partidos del Mundial, quienes serán nuestros jugadores o equipos favoritos, o en compañía de quién vamos a seguir este certamen deportivo durante los 29 días del evento, lo mejor es manejar todas las expectativas que queramos, tomando en cuenta los escenarios y resultados posibles, tanto a favor como en contra de nuestro equipo.

Finalmente subrayó que aun cuando la selección mexicana nos representa como país en este Mundial de futbol en Catar, no debemos perder de vista que sólo se trata de un juego y de una competencia deportiva, por lo que los resultados no se deben asumir como un éxito o un fracaso nacional o personal.

Desempeño del equipo mexicano en los siete mundiales de futbol más recientes:

MUNDIAL                           LUGAR (DE 32 PARTICIPANTES)
Estados Unidos 1994          13
Francia 1998                        13
Corea- Japón 2002              11
Alemania 2006                    15
Sudáfrica 2010                    14
Brasil 2014                           10
Rusia 2018                           12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *