Posted on

Chihuahua, Chih.- Colectivos, asociaciones, grupos, derecho humanistas y civiles denunciaron públicamente al diputado panista local de Chihuahua por el Distrito 17 en la LXVII Legislatura, Carlos Olson San Vicente, por lanzar mensajes de odio, discriminar y atentar contra la individualidad y los derechos humanos al usar una imagen y comparar unas verduras con personas.

Olson San Vicente publicó en su perfil de funcionario público una fotografía de un supermercado en la que se ven cebollas pero el letrero dice aguacates, y él agregó, “¡Quizá te de risa. Pero no tarda en ser una triste realidad! #NoALaIdeologíaDeGénero” violando varias leyes que van desde los artículos 1 al 29 de la Constitución Mexicana, el Código de Ética de los Servidores Públicos del Gobierno Federal y hasta la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, además de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación y por ende los objetivos del Consejo Nacional para Prevenir La Discriminación, CONAPRED, siendo precisamente ante la CONAPRED que el Comité de la Diversidad Sexual de Chihuahua emitió inmediatamente una denuncia oficial por la flagrante violación a los derechos humanos cometida por el también ex senador.

La presidenta del Comité, Karla Arvizo, expuso, “Chihuahua segundo lugar en crímenes de odio y tipos como este son los están en el congreso. Tuve la oportunidad hace unos meses de hablar con él sobre temas de diversidad sexual y fue muy evidente su ignorancia. Sigan fomentado su odio, nosotras seguiremos luchando para erradicarlo”. 

También la organización derecho humanista con más de 20 años de experiencia en México, Transforma A.C., respondió, “nos sumamos a la denuncia y preocupación del Comité de la Diversidad Sexual de Chihuahua, tras la publicación hecha en redes sociales del actual diputado Carlos Alfredo Olson San Vicente, integrante de la LXVII Legislatura del Congreso del Estado de Chihuahua. 

Agregando, “el discurso de odio manifestado a través de su cuenta de Facebook es muestra de la falta de capacitación política, actualización en derechos humanos y perspectiva de género a los que está obligado como integrante de la función pública. “Hacemos un llamado a la CONAPRED y Comisión Estatal de los Derechos Humanos – CEDH Chihuahua para que se inicie de oficio la queja, el seguimiento y la recomendación”.

Apenas el pasado 23 de junio, Carlos Olson participó en el foro “Reforma integral de la Constitución Política del estado de Chihuahua” al que calificó de muy fructífero, “los Derechos Humanos son un tema central de la Reforma Integral de la Constitución Política de nuestro estado, ya que la construcción de leyes para una mejor comunidad es la principal tarea del Estado de Derecho”. 

La comparación hecha por el diputado fue lamentada y rechazada por la organización no gubernamental FATIMA I.B.P, “después de ver la publicación del diputado Olson la única triste realidad en esto es que Chihuahua es segundo lugar nacional en crímenes de odio hacia la población LGBT+ según cifras del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio contra personas LGBT México”. 

“Es lamentable que se compare a las personas con frutos y verduras. Es de lamentar que, al hacerlo, les arroje procesos cognitivos complejos y específicos de las personas como tomar decisiones a partir del desarrollo de su autonomía para infundir pánicos morales, esos a los que les basta una cuota suficiente de prejuicios e ignorancia para operar y para que surtan efecto, no porque sean válidos o posean una cuota de verdad sino porque son virulentos y se articulan desde el miedo”.

‘Fátima  acuso al diputado de discriminar desde sus canales oficiales, “se lamenta aún más que su misoginia, homofobia y transfobia la exprese desde un espacio de representación popular que refleja muy poco significativamente lo que piensa la base del electorado del distrito por el cual ejerce su encargo y la estadística de votación así lo confirma. También, que dichas declaraciones que configuran un acto discriminatorio, las haga desde su página oficial que es una extensión de su función legislativa a modo de difusión de su trabajo, por ende, que como diputado eventualmente esté violentando las leyes que dentro de sus funciones debería cuidar y modificar para convertir al Estado en un ente más garantista en términos de derechos humanos.

“Y para terminar, le recordamos al diputado Olson, que las personas no nacen en ‘un cuerpo equivocado’, es la sociedad la equivocada al negarse a reconocer dignidad y respeto a todas las personas independientemente de su orientación sexual o identidad de género”.

Al rechazo se sumó la activista trans, Mayte Regina Gardea, “es detestable que un servidor público como lo es el diputado Olson haga este tipo de comentarios llenos de odio e ignorancia. Usted diputado está para hacer y promover leyes que armonicen la convivencia entre ciudadanos libres de violencia y para trabajar en las problemáticas de los chihuahuenses, no para opinar sobre cómo quieren vivir o percibirse las personas”.

La politóloga y derechohumanista Katya Galán también opinó, fuerte y directo al político, “te exijo que bajes tu publicación discriminatoria y agresora contra los grupos LGBT+. Eres un servidor público, es tu obligación legal respetar a tod@s l@s ciudadanos sin distinción ni categorías morales ni religiosas. Transgredes varias leyes. Ademas, te exijo que te capacites y capacites a tu equipo de trabajo. Ante el Congreso tienes esa misión, cúmplela al menos no violando la ley”.

La abogada chihuahuense Nantha Yaundé Santana Anchondo también apeló al cumplimiento de la ley, “indignante su grado de ignorancia y su falta de conocimiento de las leyes que debería proteger como representante político. No solo viola con sus comentarios homófobos las leyes sino que además incita al odio. De modo que si le tendremos que hacer cumplir a usted la ley, con la ley en la mano sobramos ciudadanía para hacerlo. Igualmente indignada me sumo con gusto a cualquier acción contra este tipo de comentarios y contra este tipo de servidores públicos y pseudo representantes”.

Las leyes mexicanas dicen que, ‘es obligación de todo servidor público proteger la dignidad de las personas: todo servidor público está obligado a garantizar la protección de la dignidad de todas las personas en condiciones de igualdad, y de los grupos más vulnerados, con medidas especiales, como lo estipula la Constitución Política y la normatividad internacional suscrita por el Estado mexicano’.

Además sobre igualdad y no discriminación: los servidores públicos prestan sus servicios a todas las personas sin distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en el origen étnico o nacional, el color de piel, la cultura, el sexo, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, económica, de salud o jurídica, la religión, la apariencia física, las características genéticas, la situación migratoria, el embarazo, la lengua, las opiniones, las preferencias sexuales, la identidad o filiación política, el estado civil, la situación familiar, las responsabilidades familiares, el idioma, los antecedentes penales o en cualquier otro motivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *