Posted on

esucesos / agencias / especial

Minneapolis, Estados Unidos- El video donde un policía blanco mantiene su rodilla en el cuello de un hombre negro que suplica repetidamente con un “no puedo respirar”, dio la vuelta al mundo el pasado martes 25 de mayo, desatando una ola de indignación en el país, con protestas y marchas sobre la violencia racial y los Derechos Humanos.
El hombre en el pavimento era George Floyd, sí, era, pues falleció a consecuencia del exceso de fuerza que utilizaron los agentes de policía. Tenía 46 años.
No se han hecho públicas las causas exactas de su muerte, pero según el comunicado de las autoridades, el hombre falleció después de un, “incidente médico durante una interacción policial”.
Tanto el Departamento de Policía de Minneapolis como el FBI están investigando lo ocurrido.
El policía es Derek Chauvin, quien mantuvo la presión cuello de Floyd durante más de siete minutos, no escuchó o no quiso escuchar las súplicas: “Por favor, por favor, por favor, no puedo respirar, por favor”, (I can’t breathe) repitió Floyd lo repitió una y otra vez. “No me mate”, susurró.
Este miércoles, se dio a conocer que la investigación de la policía del FBI provocó el despido de los cuatro policías participantes en el arresto, “Los cuatro policías fueron separados de su cargo”, dijo el portavoz Garrett Parten.
La víctima fue arrestada supuestamente, por presentar documentos falsos en una tienda de comestibles, los policías se acercaron al vehículo y le pidieron al hombre descender pero este se habría resistido físicamente y “aparentemente sufría angustia”, dijeron en sus declaraciones.
Los videos que delatan el abuso fueron grabados por una transeúnte con su teléfono celular y en ellos se escucha a la gente decir, “está sangrando por la nariz”, mientras los otros agentes no muestran preocupación alguna.

Las declaraciones de los agentes se caen al surgir nuevas imágenes en las que se ve a Floyd bajar del automóvil y se queda sentado en el piso, ya esposado.
Después los elementos policíacos lo paran y caminan con la víctima. En ningún momento se ve que Floyd se resistiera. En una grabación con otro enfoque se ve la agresión del policía.
El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, dijo en una conferencia de prensa el miércoles que quiere que el oficial de policía Derek Chauvin, sea arrestado y acusado por los fiscales del condado, “la evidencia que tengo conmigo y que no quiero compartir por la investigación es suficiente. De acuerdo a lo que vi, el oficial tenía su rodilla sobre George Floyd y él debe ser imputado, y estoy llamando al Fiscal del Condado a hacerlo”.
“Debemos llamarlo por lo que es, y George Floyd merece justicia, su familia merece justicia, la comunidad afroamericana merece justicia, la ciudad merece justicia”, agregó.
Al grito de “¡no puedo respirar!”, la noche del martes, tras conocerse el fallido arresto y la posterior muerte de George Floyd, miles de personas protestaron desde el lugar de los hechos hasta el frente a una comisaría cercana, donde la policía antidisturbios lanzó gases y pelotas de goma a los manifestantes.
La familia de George Floyd está consternada e indignada por lo ocurrido y ha pedido que los agentes involucrados sean juzgados por asesinato, “sus despidos definitivamente no son suficientes para nosotros, deberían retirarles la licencia y no dejarles trabajar en ningún otro estado, deberían estar en la cárcel por asesinar a mi hermano”, lamentó Bridgett Floyd.
La mujer, que no ha podido ver las imágenes del arresto de su hermano, aseguró que tiene fe en que se haga justicia pero reconoció lo que temen tantas madres como ella, “nunca sabes lo que pueda pasarles cuando salen por la puerta. Los míos ahora son pequeños pero algún día serán adultos y tengo que enseñarles a que se defiendan, si no lo hacemos algún día este mundo frío se acabará llevando también a nuestros hijos”, sentenció.
Además de las protestas en las calles, la muerte de George Floyd ha despertado una nueva ola de indignación entre muchas caras conocidas como la cineasta Ava DuVernay, la cantante Demi Lovato, la top model británica Naomi Campbell o la estrella de la NBA Lebron James. “¿Lo entiendes ahora, o todavía lo ves borroso?”, escribió indignado el jugador de baloncesto en sus redes sociales.

La víctima

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *